El alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, mantuvo en la tarde de este sábado un encuentro con medio centenar de vecinos de Bocacangrejo, a los que les explicó las actuaciones realizadas y previstas desde el Ayuntamiento ante los vertidos que se detectaron en la zona después de que el pozo de Costanera I sufriese una fisura.

"Hemos estado dando la cara", manifestó el líder de IR-Verde en declaraciones a este periódico, antes de señalar que los vecinos fueron "comprensivos". Este llega tras lo ocurrido en los últimos días con estas emisiones y el debate sobre la necesidad de construir una Estación de Tratamiento de Aguas Residuales Industriales, que ha llevado a un choque de posturas entre el Ayuntamiento y el Cabildo.

Además, desde la institución local han puesto en marcha unas inspecciones que han desembocado en el corte del agua a una veintena de empresas del Polígono de La Campana.

Por otra parte, el Consistorio publicó ayer en las redes sociales una petición a los residentes de Costanera para "que se abstengan de realizar labores de vaciado de piscinas hasta que se resuelva por completo el trasvase de las aguas residuales domésticas desde el pozo absorbente dañado hacia el pozo de Costanera II", e indicó que continúan los trabajos de vaciado del pozo fisurado.