La polémica de los perros del callejón El Cerezo se convirtió ayer en protagonista del pleno del Ayuntamiento de Tegueste. La sesión, carente de puntos con fuerza, se transmutó cuando la concejala de Servicios Sociales y Sanidad, María Candelaria de la Rosa (PSOE), leyó un comunicado aclaratorio antes del turno de ruegos y preguntas. La edil aseguró que el Consistorio había realizado diversos trámites para resolver el problema, e informó de que se contrató a una empresa para la fumigación de la vivienda al día siguiente de que los animales la abandonasen.

Como se recordará, más de 40 canes en malas condiciones fueron retirados de allí el pasado jueves. Aunque presente durante la operación, De la Rosa optó por no manifestarse ante los medios de comunicación y, en la línea del adagio comunicativo que dice que el silencio no es rentable, el resultado fue que tomó cuerpo la duda de si el Ayuntamiento tuvo un comportamiento omisivo.

Así las cosas, la edil socialista afirmó este martes que en el Consistorio existe un expediente sobre esta problemática, y apuntó que desde abril de 2018 había formuladas quejas y denuncias por los propietarios de la casa colindante. "Cada vez que se presentaba una queja, la Policía Local acudía", apostilló, y criticó que en el anterior mandato "no se adoptaron medidas al respecto, lo que provocó que el número de animales se incrementase".

Además, señaló que en agosto de este año ella se personó en el lugar junto a la Policía Local, constataron el problema y se incoó un expediente sancionador. Según dijo, también se decretó la retirada de los perros, y añadió que en "numerosas ocasiones" volvieron a intentar que sus moradores entregasen a los canes. Aunque iniciaron un procedimiento judicial para poder abrir la casa, al final no fue necesario: "Logramos con Cáritas del Puerto de la Cruz, a la que le agradezco su colaboración, convencer a estas dos personas para que abrieran la vivienda".