El presidente de la patronal de la industria de la construcción en la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco), Óscar Izquierdo, reclamó ayer acciones para evitar la despoblación del Noroeste de la Isla y alertó de que "la desvertebración de Tenerife perjudica principalmente a esta zona, que sufre un continuo deterioro social y económico, así como un paulatino despoblamiento desde hace unos 20 años, por la inacción de unas administraciones, Cabildo y Gobierno de Canarias, que se han olvidado reiterada y vergonzosamente de esta parte de la Isla".

"Tenerife tiene una demanda no cubierta de empleo en el Sur, una bolsa de desempleo preocupante en el Norte y una insuficiente absorción en la demarcación metropolitana. Vivir de espaldas hace que las tres zonas no interactúen, desaprovechen sus potencialidades, desperdiciando las sinergias que fortalecerían al conjunto. La pujanza del Sur no puede llevar a la soberbia del nuevo rico, ni el anquilosamiento del Norte a la sumisión del perdedor, ni tampoco la mirada al pasado mejor, puede paralizar la zona metropolitana. Hay que equilibrar Tenerife, empezando por levantar económicamente a la zona más deprimida: el Noroeste"

A su juicio, el motivo principal de la despoblación y el envejecimiento de la comarca es "la falta de conectividad viaria, alejando una zona del resto de la Isla, por sus carreteras deficientes, escasas e inseguras".

"No hay que olvidar que el cierre del anillo insular no sólo hay que hacerlo por el Sur, sino también, concluirlo por el Norte. Donde no se han ejecutado los tramos pendientes por falta de valentía política para afrontarlos", recalca.

"La zona es de especial protección medioambiental, por lo que es conveniente que, manteniendo la defensa del territorio, se trabaje para dar más calidad de vida a las personas", señala Izquierdo.

A su juicio, "otra variable que perjudica a la comarca es la política de conservación de la Comisión de Patrimonio del Cabildo, que es obstruccionista y fundamentalista".