La existencia de dos grandes cuevas bajo varias viviendas de la calle Pelinor, en Punta Brava, obligó a desalojar, a mediados de noviembre de 2016, a cuatro familias que continúan en la actualidad en pisos de alquiler sufragados por el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz. El edil de Ciudad Sostenible, David Hernández (ACP), asegura a EL DÍA que tres años y dos meses después de aquel desalojo, la calle Pelinor "continúa sin tener un proyecto técnico aprobado" para acabar con el riesgo de derrumbe, y que su prioridad ahora es lograr que las ayudas a las cuatro familias desalojadas "continúen durante 2020".

"Las ayudas concedidas terminaron, oficialmente, en diciembre de 2019, y ahora estamos trabajando para que los afectados por este desalojo continúen recibiendo estas subvenciones para pagar las viviendas de alquiler", explica.

El responsable del área municipal de Urbanismo recalca que, pese a los anuncios en el mandato anterior, no existe una solución técnica y urbanística aprobada y concreta para acabar con el riesgo de derrumbe inminente de varias viviendas, asentadas sobre dos cuevas, una de ellas de casi 11 metros de profundidad y unos 160 metros cuadrados.

"El pasado mes de julio nos reunimos con los afectados, que esperaban el inicio inminente de las obras para afianzar la zona. Pero esa actuación no está ni siquiera cerca de comenzar porque lo único que existe en la actualidad es un estudio previo de alternativas y una especie de anteproyecto, pero estamos muy lejos de poder adjudicar cualquier trabajo. No hay ningún proyecto de ejecución contratado ni tampoco existen informes jurídicos ni técnicos. Tampoco financiación comprometida. Se hizo un estudio y tenemos una declaración de intenciones. Nada más. Quedan muchos pasos por dar", remarcó.

El objetivo del nuevo gobierno local es tratar de concretar, durante este año 2020, una propuesta técnica para la zona afectada de la calle Pelinor y, a partir de ahí, iniciar el procedimiento correspondiente para "una actuación de una gran complejidad". Lo que sí está previsto que se ejecute durante este año es el embellecimiento de la calle Tegueste.

El gobierno PSOE-ACP se marca como una de sus prioridades del mandato establecer una planificación de futuro respecto a la costa de Punta Brava: "Necesitamos una visión integral que acabe con las actuaciones independientes y sin conexión, para lo que vamos a pedir la colaboración y el apoyo de otras administraciones públicas".

En marzo de 2018, el anterior gobierno portuense (PP-CC) reconocía que asegurar la zona desalojada de la calle Pelinor sería la obra más complicada y costosa de las previstas en Punta Brava. La alternativa elegida por el anterior gobierno portuense obliga a construir un espigón desde la plazoleta de la calle Tegueste hasta la cueva ubicada bajo las casas y el pequeño mirador. Este espigón, que debe contar con un sobreespigón en la zona de la cueva para que la maquinaria pesada trabaje con seguridad, también debe permitir el tránsito de las palas que se encargarán de rellenar la zona con más de 500 camiones de piedras de gran tamaño, dada la imposibilidad de utilizar elementos de hormigón. Esta actuación contaba con un presupuesto estimado de 770.000 euros y un plazo de ejecución que tendría que dividirse en dos fases debido a las características del mar en la zona. Solo sería posible trabajar de julio a octubre en dos años, consecutivos. Se habló de 2019 y de 2020, pero la realidad es que esa actuación no comenzará tampoco este año.

Los técnicos han determinado que las dos cuevas presentan numerosas grietas y fisuras que demuestran su inestabilidad. Prácticamente todos los días del año el mar bate con fuerza en el interior de ambas cuevas.

En mayo de 2017 se informó de la rotura de una tubería en la zona desalojada de la calle Pelinor, lo que se relacionó con la inestabilidad del terreno y llevó al ex edil de Urbanismo Juan Carlos Marrero (CC) a reconocer que "cuando se desalojó, se hizo porque podía producirse un derrumbe por el desplome de las cuevas. Y lo cierto es que esa zona podría derrumbarse en cualquier momento". La advertencia sigue vigente.