09 de enero de 2020
09.01.2020

Publicidad casera y viral

El Bazar Fátima, de Güímar, salta a la fama con los peculiares anuncios que protagonizan sus dependientas

08.01.2020 | 18:44
Publicidad casera y viral
Yurena Delgado en uno de sus habituales anuncios.

Yurena Delgado utiliza la red social Facebook para divulgar entre sus potenciales clientes las últimas novedades en moda, complementos y juguetes de un negocio situado en el número 105 de la avenida de Venezuela, en la localidad güimarera. Un tuit con vídeo, compartido por Lino Renato (@Linodelrey_) el pasado día 5, acumula 2,1 millones de visualizaciones y evidencia el poder de internet, que ha convertido esta humilde tienda en una tendencia.

El modesto Bazar Fátima, en Güímar, se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales gracias a los vídeos promocionales que sus dependientas cuelgan en la página oficial del comercio en la red social Facebook. Publicidad improvisada, casera y ahora viral que ha puesto los ojos de millones de personas en este pequeño negocio del Sur de Tenerife.

"En mi pueblo hay un bazar chino que tiene una página de Facebook en la que no paran de subir vídeos promocionado todas las novedades que les llegan", explica el tuit que ha puesto en el mapa de internet al Bazar Fátima. "La dependienta es la protagonista de todos y los vídeos parecen sacados de un episodio de Paquita Salas", concluye con emojis risueños la publicación del tuitero Lino Renato (@linodelrey_), de la noche del 5 de enero, que ha hecho saltar a la fama a este negocio y a Yurena Delgado, la principal protagonista de estos peculiares anuncios de bajo coste, que empezó a publicar hace ya cuatro años, según declaró a El País.

Delgado es la presentadora del vídeo que acompaña al tuit, grabado hace dos años, que ya acumula casi 85.000 me gusta y 2,1 millones de visualizaciones en Twitter.

Con la llegada de nueva mercancía, la encargada del bazar organiza desfiles donde ella o sus compañeras ejercen de modelos para tratar de captar el interés de la clientela: "Un vestidito rojo de esos que acentúan la figura, tiene aberturas, y marca todo, como ustedes comprenderán y verán. Y el bolso a juego, que también han llegado nuevos y en diferentes colores", explica mientras una trabajadora desfila por un pasillo lleno de productos asiáticos.

Para estos peculiares anuncios, Yurena cuenta con la inestimable ayuda de Alejandro Lin-Zheng, un niño de apenas diez años que se encarga de grabar los vídeos y que también protagoniza la promoción de algunos de los juguetes. Juntos no solo graban anuncios, sino que también organizan sorteos para dar a conocer aún más la tienda. El último, celebrado el pasado día 4, permitió que una clienta ganara una tablet.

Alejandro no es cámara profesional, ni falta que hace. Con todo su desparpajo, agarra el teléfono móvil y hace posible la publicidad que protagonizan las dependientas y amigas del negocio. Es su manera de colaborar con el bazar familiar. Sus comentarios de fondo son otra de las características más divertidas de estos anuncios sin guión ni edición.

La publicidad improvisada de este bazar ha dado la vuelta a España y se ha convertido en protagonista de noticias en numerosos medios de comunicación del país.

En una reciente aparición televisiva, Yurena Delgado reconocía que nunca pensó que sus vídeos pudieran llegar a ser tan vistos y comentados, ya que su objetivo no va más allá de vender los productos del negocio y distinguirse entre "tanta competencia".

"Mi trabajo es vender", concluye la encargada de este humilde bazar que ha vuelto a demostrar el enorme y discrecional poder de las redes sociales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook