02 de diciembre de 2019
02.12.2019

La caída de la recaudación obliga al Cabildo de Tenerife a recortar sus cuentas en 2020

La consejera de Hacienda prevé que el presupuesto se reduzca en unos 54 millones, pero negocia con el Gobierno de Canarias para tratar de incrementar la financiación

01.12.2019 | 22:57
La consejera insular de Hacienda, Presidencia y Modernización, Berta Pérez.

El Cabildo de Tenerife se verá obligado a reducir su presupuesto para el año que viene, debido a que las diferentes líneas a través de las que se financia la Institución insular sufrirán un recorte que afectará a las cuentas insulares. Así lo confirma la consejera de Hacienda, Presidencia y Modernización, Berta Pérez, quien asegura que aunque al equipo de gobierno le gustaría contar con unos presupuestos "más ambiciosos", no se podrá realizar "por la caída de los ingresos".

Con los datos iniciales, el presupuesto de la Corporación insular se reducirá el próximo año en 54 millones de euros, dejando un montante total de 829 millones. Aún así, Pérez aclara que el gobierno local está negociando con la comunidad autónoma para intentar llegar a acuerdos que les permitan incrementar esta cifra total.

Las corporaciones insulares se nutren principalmente a través de los fondos transferidos por la comunidad autónoma y la participación correspondiente a los tributos del estado, además del porcentaje de ingresos propios. Pérez explica que son precisamente los fondos que provienen del Gobierno de Canarias los que sufrirán un mayor varapalo en 2020, principalmente aquellos que están vinculados al Régimen Económico y Fiscal (REF), donde está incluido además del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), el Arbitrio sobre Importaciones y Entrega de Mercancías en las Islas Canarias (AIEM), así como por el rendimiento derivado del Impuesto Especial sobre determinados Medios de Transporte.

Pérez achaca esta reducción a la "bajada que realizó Coalición Canaria de medio punto del IGIC el año pasado". Una circunstancia que "ha reducido la recaudación" y que bajo su punto de vista "fue algo irresponsable". La consejera insular reconoce que en esta partida tienen poco margen de maniobra, por lo que será la que más afecte a la reducción del presupuesto tinerfeño.

Otro de los puntos sobre los que pivota la financiación insular es a través de los fondos que reciben del Gobierno de Canarias para hacer frente a las competencias transferidas y delegadas. De esta manera, Pérez explica que en 2019 se estableció una compensación que sumaba 21 millones más para todas las corporaciones insulares, de los que algo más de ocho millones correspondían al Cabildo tinerfeño. Sin embargo, afirma que en la actualidad no se ha contado con este dinero extra, ya que el anterior grupo de gobierno "no lo consignó en sus presupuestos", uno de los condicionantes para recibirlo. "Nosotros estamos exigiendo a través de la Fecai que nos lo den y esperamos poder llegar a un acuerdo para sumar estos ocho millones al presupuesto", considera.

El Cabildo de Tenerife también se verá afectado por la reprogramación del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) que quiere realizar el actual Gobierno regional. Según estaba establecido, cada año se destinaban 160 millones para repartir entre los siete cabildos. Sin embargo, el cuatripartito habría pedido reconducir las anualidades de manera que en lugar de ingresar en 2019 y 2020 los 160 millones, se abonaran solo 60 y 80, respectivamente, y el resto en años posteriores.

Reprogramación


Pérez explica que la Corporación insular no está en desacuerdo con la reprogramación del Fdcan para potenciar las inversiones en servicios públicos esenciales, pero "hemos reclamado que estos cambios no causen problemas a nuestra estabilidad".

De esta manera, "esperamos que los 60 millones de 2019 se incrementen vía enmienda, aunque el Gobierno canario ha accedido a respetar lo que ya esté ejecutado". Un compromiso que supondrá "una obra de ingeniería financiera" que deberá realizar el Gobierno de Canarias para adaptar los fondos al nivel de ejecución de cada corporación insular. Una decisión que deja al Cabildo tinerfeño en buen lugar, ya que Pérez afirma que "tenemos ejecutado el 100%".

Donde la responsable insular es consciente de que no podrá haber un incremento es en los fondos del Fdcan para 2020. "Recibiremos la mitad, no nos hace gracia, pero comprendemos que este dinero no se va a perder sino que se abonará el año siguiente", afirma.

Esta situación obligará al Cabildo de Tenerife a ajustar su presupuesto para poder realizar con fondos propios proyectos incluidos en el MEDI. "No se van a dejar de hacer, compensaremos las inversiones que se iban a realizar con el Fdcan", ratifica. Además, puntualiza que después de que el Cabildo haya eliminado su deuda "podemos establecer otro tipo de mecanismos para acometer inversiones, tenemos más posibilidades y las deberemos abordar porque este es el escenario que tenemos".

Con todas estas cartas sobre la mesa, a la consejera de Hacienda no le ha quedado más remedio que ser "prudente" y elaborar un presupuesto teniendo en cuenta todos estos condicionantes. Por lo que, según el borrador, la caída de las cuentas insulares se situará entorno al 6%. Ahora bien, "hemos establecido mecanismos de negociación con la comunidad autónoma para tratar de incrementar algunos puntos de la financiación", aunque Pérez reconoce que aunque se logren estos fondos "va a haber una caída" propiciada principalmente por la rebaja del IGIC.

La Corporación insular prevé aprobar los presupuestos en el Consejo de Gobierno que se celebrará este martes 4 de diciembre, para después iniciar el periodo de enmiendas. Si se cumplen los plazos, la intención del equipo de gobierno es llevarlos al pleno del próximo 27 de diciembre, para que estén aprobados de manera definitiva, tras el periodo de información pública, a finales del mes de enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook