02 de diciembre de 2019
02.12.2019
el rosario

Los bañistas de Radazul dispondrán de un aseo autolimpiable en verano

El Consistorio saca a licitación el suministro del dispositivo | El proyecto tiene como objetivo principal solucionar el problema de la falta de duchas en la zona

01.12.2019 | 23:09
Una vista de Radazul desde lo alto.

El Ayuntamiento de El Rosario ha iniciado los trámites para la instalación de un aseo autolimpiable en el núcleo costero de Radazul, lo que permitirá que los bañistas dispongan el próximo verano de este servicio. Se trata de un proyecto novedoso anunciado a principios de mandato por el concejal de Servicios Municipales, Miguel Ángel Yanes, y con el que se busca solución al problema de la falta de duchas en la zona.

"Durante el presente mes de noviembre se procede a la licitación del concurso para el suministro de una cabina automatizada de aseo autolimpiante adaptada a la diversidad funcional y ducha con lavapiés exterior", explicó el alcalde, Escolástico Gil, antes de añadir que el dispositivo atenderá las necesidades higiénico-sanitarias de los usuarios de las playas contiguas al puerto deportivo.

Concretamente, el equipamiento será "totalmente accesible a la discapacidad" y estará integrado en el entorno. Este pretende sustituir los aseos portátiles actualmente emplazados con carácter temporal, para prestar "nuevos servicios higiénicos de calidad". Asimismo, se persigue "el aumento del nivel de confort de los usuarios de la zona, ofreciendo conjuntamente al aseo automatizado y servicio de ducha de playa".

Yanes indicó que entre las características de este dispositivo están sus componentes antivandálicos y que su uso se prevé mediante sistema de pago. Con esto último se busca "garantizar la sostenibilidad de los recursos, preservar el medioambiente y una mayor concienciación en el uso de estos por parte de la población".

El edil detalló que el presupuesto de licitación asciende a 40.949,25 euros (impuestos incluidos), y que actualmente está intrumentalizándose el concurso para la adjudicación de las obras relativas a las instalaciones de abastecimiento de agua, saneamiento, electricidad y supresión de barreras físicas y arquitectónicas necesarias para este nuevo suministro.

El plazo para la fabricación del aseo es de cuatro meses, mientras que el concurso para la adjudicación del contrato analizará "las funcionalidades generales, la accesibilidad y la seguridad del aseo; sus características técnicas y el equipamiento interior; el aspecto, los acabados y su estética, y la geometría, dimensiones, peso y materiales". También los consumos de energía y agua, así como los elementos fungibles de reposición periódica, tendrán "especial protagonismo".

El pasado mes de julio, Yanes apuntó que una de las principales características de la acción es que el lugar de Radazul que la Dirección General de Costas estableció para el aseo se encuentra por debajo del nivel del alcantarillado. "Es necesario realizar un proyecto para evacuar todas esas aguas y subirlas, bombearlas", afirmó, y también expresó que una de las "cuestiones más importantes" que se busca es que se generen las mínimas obras posibles.

Otro de los objetivos centrales era que la propuesta recibiese el visto bueno de Costas, como finalmente ocurrió. Para ello se preparó un proyecto "a conciencia" que contemplara incluso la accesibilidad desde la avenida de Colón, "porque, aunque tiene rampa, cuando termina ya da a la zona de solárium, que es de callaos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook