03 de noviembre de 2019
03.11.2019
GRANADILLA DE ABONA

Proliferan las quejas por vertidos fecales que afectan a zonas públicas en Granadilla

El rechazo del gobierno municipal a las medidas planteadas por el PSOE contradice las denuncias públicas de vecinos y colectivos, que reclaman una actitud más diligente de CC y PP

02.11.2019 | 22:07
Un ejemplo de los vertidos de aguas negras en calles de Granadilla de Abona.

Vecinos y colectivos sociales de Granadilla de Abona transmiten su "malestar y repulsa" por que desde el gobierno municipal "se siga negando la evidencia de que este municipio no cuenta con una red de saneamiento en las condiciones adecuadas", de forma que "por mucho que se nieguen responsabilidades, hay un problema grave y en crecimiento".

En el pleno celebrado esta semana a petición del PSOE, la portavoz del gobierno, María Candelaria Rodríguez, dijo que "nunca hemos dicho que no haya problemas, es más, los hay desde mucho antes de entrar a gobernar nosotros; pero el PSOE ha mirado hacia otro lado". En su defensa, la concejala aseguró que CC y PP tratan de dar respuesta a la situación "desde el primer momento y se han tomado medidas, incluso hasta comparecencias públicas".

La asociación vecinal municipal Barrios Unidos Granadilla de Abona (BUGA) sale al paso y plantea que "no existe, en este momento, ninguna obra de mayor prioridad que las relacionadas con el saneamiento". Este colectivo, que el gobierno municipal relaciona con una persona a quien vincula con el PSOE granadillero, ha pedido insistentemente "la declaración de emergencia residual o fecal " en el municipio. Entiende BUGA que es un problema general, pero con más incidencia en la localidad de El Médano.

La portavoz del gobierno local pidió ante el pleno a su homóloga socialista, Jennifer Miranda, "que asuma que está en la oposición y que ha perdido concejales y votantes en las últimas elecciones, sacando el peor resultado de su partido en los últimos 30 años".

Tras el rechazo a las medidas propuestas por el PSOE, Miranda acusa a CC y PP de que "dicen no a resolver el problema de los vertidos", reprochando a ambas formaciones políticas que "las fotos y la realidad que los vecinos me trasladan a diario" es el de la existencia de vertidos fecales. "Los que caminamos por estas calles no podemos cerrar los ojos y no vamos a guardar silencio, aunque pretendan callarnos con insultos y descalificaciones. El ataque personal, la ausencia de argumentos del gobierno y las mentiras puestas de manifiesto en el informe de los técnicos municipales me dan fuerzas para seguir adelante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook