19 de octubre de 2019
19.10.2019

Una lata es una trampa mortal

La Fundación Telesforo Bravo Juan Coello denuncia que una sola cerveza abandonada en el Parque Nacional del Teide acaba con más de un centenar de escarabajos endémicos las cumbres de Tenerife

19.10.2019 | 04:20
Decenas de escarabajos Pimelias ascendens, una especie que sólo existe en las cumbres de la Isla de Tenerife.

Tirar una simple lata de cerveza o refresco en medio de la naturaleza puede parecer una guarrada sin demasiadas consecuencias medioambientales, pero la Fundación Telesforo Bravo Juan Coello aclara que ese gesto va mucho más allá de generar un daño puramente estético, pues estos recipientes de aluminio se convierten en trampas mortales para los insectos, algunos de ellos únicos en el mundo. Una fotografía basta para dejar claro que una sola lata de cerveza barata es capaz de acabar con la vida de más de cien escarabajos Pimelia del Teide (Pimelia ascendens), una especie que sólo existe en el Parque Nacional del Teide y en la corona forestal de la Isla.

Esta fundación, empeñada en que la sociedad se acostumbre a pasar sin dejar huella en la naturaleza, denunció este jueves un macabro hallazgo en terrenos del Parque Nacional del Teide: "Para el inconsciente que la tiró allí era solo una lata vacía de cerveza. Para más de un centenar de Pimelias ascendens, endemismo presente tan solo en ese espacio natural y en el Parque Natural de la Corona Forestal, fue una trampa mortal".

Jaime Coello Bravo, director de esta fundación, alerta del "impacto brutal" que puede causar en el ecosistema una sola lata de aluminio: "Se convierten en trampas para insectos, que se meten dentro y, debido al interior resbaladizo, ya no pueden salir y mueren allí. Además, en los días de calor intenso, alcanzan temperaturas muy elevadas y su efecto es aún más rápido".

"Esto ocurre con bastante frecuencia y afecta a multitud de insectos. La gente no es consciente del impacto que esta acción produce en la naturaleza y que también se repite con las botellas de plástico. No se trata sólo de tirar un residuo en la naturaleza, realmente se están soltando trampas mortales", advierte Jaime Coello.

Estos residuos se ceban con los insectos y, en este caso, con unos escarabajos únicos en el mundo. Si una sola lata fue capaz de matar a más de un centenar, el daño causado por las miles de latas abandonadas en las cumbres de Tenerife es incalculable.

"Ni una lata, ni una botella, ni una colilla; nada de basura en nuestro medio natural", reclama esta fundación, que insiste en su reiterado mensaje por la "educación, el civismo y la conciencia" para no contribuir al deterioro del planeta.

Destrozan una sabina emblemática en Garachico

La Fundación Telesforo Bravo Juan Coello también se hizo eco ayer del destrozo de una sabina emblemática, en las cercanías de El Guincho, en Garachico. Se trata de la sabina de la Finca de la Casa Pintada, incluida en el catálogo de árboles monumentales y flora singular de Tenerife, elaborado por el Cabildo insular. El alcalde de Garachico, José Heriberto González (CC), aseguró a EL DÍA que en el consistorio no tenían conocimiento de esta actuación y que abrirían una investigación sobre esta tala parcial. Jaime Coello detalló que recibieron esta denuncia de un particular que vincula la mutilación de varias ramas de esta Juniperus turbinata canariensis con las obras de una empresa de telefonía. "Se trata de una especie emblemática de Canarias y podríamos estar ante un delito medioambiental o, al menos, una infracción administrativa", advirtió Coello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook