20 de septiembre de 2019
20.09.2019

El primero de otros muchos

El parque inclusivo El Laurel, en el Puerto de la Cruz, es una instalación única en Canarias que, según el presidente insular, Pedro Martín (PSOE), se convertirá en un ejemplo a seguir en otros municipios de la Isla

20.09.2019 | 00:36
El primero de otros muchos
El primero de otros muchos

El sueño de unas madres de niños y niñas con diversidad funcional se hizo ayer realidad y se convertirá en inspiración para proyectos de futuro. Del anhelo de contar con un parque infantil adaptado para menores con necesidades especiales surgió el parque inclusivo de El Laurel, en la zona portuense de La Paz, una instalación única en Canarias que, según anunció el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín (PSOE), se convertirá en "el primero de otros muchos".

El principal valor del parque inclusivo de El Laurel, de 5.800 metros cuadrados, es que no se trata de un parque específico para personas con algún tipo de diversidad funcional, sino de una instalación diseñada "para todos". Sin barreras físicas, sensoriales ni intelectuales.

Pese a construirse en una parcela inclinada, su diseño permite moverse por todo el recinto sin barreras. Con pavimentos adaptados para personas ciegas y cartelería en braille. Los elementos de juego se han diseñado de una forma robusta, y más amplia de lo habitual, para que puedan utilizarlos también adultos o varios niños a la vez.

Los pictogramas explican el uso de algunos de los elementos y aportan información y seguridad a personas con TEA (trastorno del espectro del autismo) o discapacidad intelectual.

El parque rehúye el juego individual y propone alternativas de diversión colectiva. Así se planteó sobre el papel y así se demostró ayer, en la jornada inaugural, con los juegos en grupo de los alumnos del CEIP Punta Brava y de miembros de la Asociación Tinerfeña de Trisómicos 21 y Activoz.

En el primer día de este parque ya convertido en referencia insular, pudo verse a niños y adultos lanzándose juntos por un tobogán; a grupos jugando a comunicarse a través de tubos conectados, o un columpio compartido por niños y personas con síndrome de Down.

El parque El Laurel se ha diseñado para durar y envejecer con buena cara, gracias a la elección de materiales y colores que soportan bien el paso del tiempo. Para evitar posibles daños por actos vandálicos, el Ayuntamiento portuense estudia alternativas para un cierre que apenas requiere un vallado de unos 40 metros lineales y una puerta que lo separe del centro comercial.

Durante su inauguración, se apeló a la responsabilidad de los usuarios y visitantes para evitar que este espacio único se deteriore por cuestiones ajenas a un uso responsable.

El alcalde portuense, Marco González (PSOE), reconoció la labor del gobierno anterior, "porque este no es un proyecto que se hace en tres meses", y quiso valorar, especialmente, el papel de "esas madres de niños del Puerto de la Cruz con diversidad funcional que han sido el motor fundamental de lo que inauguramos, que han despertado conciencias, que son imparables y que han tocado todas las puertas. Quiero agradecer el papel de esas madres que abrieron el camino con aquel primer columpio adaptado".

Pedro Martín (PSOE) resaltó en el acto inaugural que este tipo de instalaciones también contribuyen a mejorar el destino turístico, "ya que lo hacen más habitable". Valoró el trabajo de sus predecesores en el gobierno insular, citó expresamente al expresidente Carlos Alonso (CC), presente en la inauguración, y resaltó el papel clave que han jugado las familias de niños y niñas con diversidad funcional en el diseño de este parque, a través de colectivos como Simpromi, Visión Azul, Plataforma por un Puerto de la Cruz Accesible y Diverso o la Asociación de Vecinos de La Paz. Ante ellos se comprometió a expandir la idea a otros lugares de Tenerife: "Les garantizo que el trabajo que han hecho no se va a quedar solo en el Puerto de la Cruz, sino que ha sentado un precedente para que el Cabildo y los ayuntamientos sepamos por donde hay que ir (...). Será el primero de otros muchos parques accesibles".

El director general de Infraestructura Turística del Gobierno de Canarias, Fernando Miñarro, recordó que este proyecto ha sido impulsado por el Consorcio Urbanístico para la Rehabilitación del Puerto de la Cruz, con una inversión global de 848.000 euros, y felicitó al estudio de arquitectura por "un proyecto innovador que rompe también barreras psicológicas, no sólo físicas. Que a partir de una infraestructura obsoleta aprovecha la oportunidad para innovar y hacer algo distinto que nos diferencia de otros municipios y aporta calidad turística".

La arquitecta Leticia Jiménez agradeció el compromiso del presidente insular de que "sea el primero de muchos" y no se quede en "un proyecto singular, sino que en el futuro todos sean así".

Irene Zalba, de Visión Azul, explicó a El Día que este parque es "emoción pura, pues llevamos mucho tiempo trabajando para lograrlo. Estos arquitectos tienen un cerebro mágico y han hecho realidad el sueño. Lo único que deseamos es que nuestros niños disfruten, sean felices y puedan convivir con niños sin diversidad funcional. Esperamos que lo mantengan bien cuidado y que la gente no lo destroce nunca".

Elia Sacramento, de la Plataforma por un Puerto de la Cruz Accesible y Diverso, mostró su satisfacción por el proceso y el resultado final: "Hemos peleado mucho por nuestros hijos con diversidad funcional, pero gracias a eso hemos logrado este parque. Para su diseño han escuchado nuestras opiniones y se han tenido en cuenta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook