14 de septiembre de 2019
14.09.2019

Costas multa con 3.000 euros las bodas en la playas sin autorización

La normativa permite desde hace varios años celebrar este tipo de enlaces en el litoral de la Isla, pero la organización debe solicitar permiso y pagar un canon de ocupación y de rentabilidad

14.09.2019 | 00:49
Una boda en una playa de la Isla.

Celebrar una boda en la playa acompañados por familiares y amigos es uno de los sueños de muchas parejas, que no quieren un enlace tradicional en la iglesia o el juzgado. La legislación permite desde hace varios años celebrar este tipo de eventos en la costa de la Isla. Sin embargo, los novios deben cumplir una serie de requisitos para poder llevar a cabo el enlace en el litoral tinerfeño. De no ser así, la Dirección Provincial de Costas en Tenerife podría sancionar a la pareja o a la empresa que les organice el evento con 3.000 euros de multa, en el caso de que no se cumplan las condiciones establecidas para autorizar este tipo de actos en las playas de la Isla.

Esta es al menos la cantidad de la sanción que Costas impuso en primera instancia a la empresa organizadora de un enlace en la playa del Callao en el término municipal de Arona. Este organismo abrió un expediente sancionador por la ocupación del dominio público marítimo terrestre sin la autorización administrativa correspondiente.

Aunque Costas resolvió el pasado mes de diciembre el expediente sancionador imponiendo una multa con un importe de 3.005 euros, finalmente tras las alegaciones y el recurso de alzada interpuesto por un representante de la empresa, el Servicio Provincial de Costas acabó revocando la resolución sancionadora de este expediente, tal y como aparece publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Un expediente que pone de manifiesto que no todo vale a la hora de celebrar un enlace en la arena de la playa. A pesar de que la normativa permite desde 2015 la realización de este tipo de eventos en las playas del Archipiélago, es necesario cumplir con una serie de requisitos. De esta manera, la pareja o la empresa que se encargue de la organización de la boda deben solicitar autorización al servicio provincial de este organismo estatal, que en la Isla se encuentra en el número 169 de la Rambla de Santa Cruz. En el informe se deben incluir tanto los metros cuadrados que se van a utilizar para celebrar el enlace, así como otros detalles acerca del número y el tipo de elementos decorativos que se van a emplear y también el número de invitados.

Tras esto, se debe abonar un canon de ocupación y de rendimiento. Dependiendo de dónde esté ubicada la playa en la que se quiera celebrar el enlace, también hay que solicitar permiso al ayuntamiento, que puede requerir que se paguen otro tipo de tasas. Otra de las condiciones es dejar la playa limpia y en las mismas condiciones en las que se encontraba antes de celebrar el evento. En general, se suele tardar alrededor de dos meses en tener listos todos los permisos.

La tasa de rendimiento que deben pagar los novios se calcula en función a lo que les costaría el alquiler de un local para la celebración, mientras que el de ocupación depende precisamente de los metros cuadrados necesarios para llevar a cabo el enlace en la playa. De esta manera, por ejemplo, para una boda de 100 invitados en la playa de Las Teresitas, haría falta ocupar unos 200 metros cuadrados del litoral, lo que supondría que los novios deberían pagar por las dos tasas unos 38 euros.

Además, los organizadores deben depositar una fianza como garantía por cualquier desperfecto que pudieran ocasionar en el medio natural.

Las empresas organizadoras de bodas acogieron de buen grado la posibilidad de que la Isla pudiera ser un lugar para desarrollar este tipo de celebraciones, ya que además del interés de los propios tinerfeños, también podría convertirse en un reclamo turístico, como así ha sido en otros destinos como Bali o el Caribe conocidos por realizar este tipo de celebraciones .

De hecho, muchas empresas organizadoras de bodas utilizan como reclamo en internet la posibilidad de casarse en la arena de alguna de las playas de la Isla. Además, de la santacrucera playa de Las Teresitas, también destaca para llevar a cabo los enlaces la playa de Abama, una pequeña cala bajo el hotel con el mismo nombre en Guía de Isora. Mientras en otros portales se vende la playa de Benijo, en el término municipal de Santa Cruz, ya que su "encrespada geografía hace de esta cala una de las más fotogénicas y espectaculares para acoger una ceremonia".

Las webs promocionan la posibilidad de celebrar el enlace en un marco con "hermosos paisajes para elegir desde las playas de arena blanca, de arena oscura o marcos rocosos perdidos en medio de la nada". Otras destacan el buen tiempo que hace durante la mayor parte del año. "En Tenerife tenemos un clima privilegiado, tu boda en la playa puedes celebrarla prácticamente en cualquier época del año", señala otro portal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook