04 de septiembre de 2019
04.09.2019

Los británicos dejan en Tenerife 62 millones menos que el año pasado

El gasto que estos turistas realizan en alojamiento, transporte, alimentación y otras actividades cae un 6% durante los seis primeros meses de 2019

04.09.2019 | 01:55
Varios turistas en una zona del sur de la Isla.

El sector teme que se agudice por el 'brexit'.

Se acerca la fecha marcada en el calendario en la que el Reino Unido tiene previsto abandonar la Unión Europea (UE) y los británicos parecen estar empezando a restringir sus gastos ante la incertidumbre de lo que podría ocurrir. Una reducción de la inversión que estos viajeros destinan a sus vacaciones que ya ha comenzado a afectar al sector turístico de la Isla, que solo durante los seis primeros meses de este año ha ingresado 62 millones de euros menos procedentes de los bolsillos de estos turistas.

Un descenso en el gasto que alcanza los 140 millones de euros en todo el Archipiélago y que supone una caída del 6% respecto a las cifras que se manejaron el año pasado.

Según los datos aportados por el Instituto de Estadística de Canarias (Istac), durante el primer semestre de 2019 cae el gasto de los británicos en partidas como el alojamiento, el transporte, actividades de ocio y compras.

En el primer apartado, estos turistas destinaron en la primera mitad del año un total de 426 millones de euros. Lo que supone que los hoteles y apartamentos de la Isla dejaron de ingresar unos 15 millones de euros procedentes de este mercado turístico, ya que en el mismo periodo de 2018 los ingleses que vinieron de vacaciones a Tenerife invirtieron 441 millones de euros para pagar su estancia vacacional.

Otro gasto que se ha reducido de forma drástica es el que iba destinado a actividades recreativas, culturales y deportivas que estos turistas desarrollan en la Isla durante su estancia. En total, los empresarios que ofrecen este tipo de actividades de ocio han dejado de ingresar este año dos millones de euros procedentes de las cuentas corrientes británicas, en comparación con el año pasado.

La precaución en el gasto que comienzan a tener los británicos, unida a la devaluación de la libra, también ha empezado a afectar a las compras que estos turistas realizaban en su destino de vacaciones. En concreto en Tenerife, los ingleses se han gastado en la adquisición de productos como ropa, complementos y otro tipo de artículos 46 millones de euros hasta junio de 2019, tres millones menos que el año anterior.

El gasto turístico británico también ha descendido mucho en el transporte, ya que estos viajeros destinaron 43 millones de euros menos al desplazamiento hasta la Isla y dejaron de invertir otros tres en el transporte local, es decir, en los coches de alquiler, las guaguas y los taxis tinerfeños.

Según los datos aportados por el Istac el gasto medio de estos turistas por día en la Isla también ha descendido en 2019. Si en el segundo trimestre de este año, cada turista británico invertía un total de 143,2 euros diarios en sus vacaciones, hace un año dejaba 151,6. Si se tienen en cuenta los datos del primer trimestre de cada año, la bajada es todavía mayor. 124,7 euros diarios en 2019 frente a los 144,9 de los primeros tres meses de 2018.

Sin embargo, este incipiente descenso del gasto turístico de los británicos en la Isla, que representan el principal mercado en el que Tenerife capta a sus visitantes, podría incrementarse todavía más. Este es el principal temor del sector, que tiene marcado en el calendario la fecha del 31 de octubre, momento en el que el actual primer ministro Boris Johnson se ha puesto como meta para que Reino Unido salga de la Unión Europea, con o sin un acuerdo que regule las relaciones entre ambos.

El director insular de Coordinación y apoyo al Presidente, Aarón Afonso, asegura que la Corporación tinerfeña está especialmente preocupada por las consecuencias que pueda tener este acontecimiento en la economía tinerfeña. "No tanto desde el punto de vista de conectividad, sino especialmente con la pérdida de valor de la libra, lo que puede provocar en los próximos meses una pérdida de poder adquisitivo del turista británico", explica.

Por eso, desde el Cabildo se está trabajando de forma conjunta con el Gobierno canario para propiciar que desde el Estado se haga lo posible para que "finalmente no se produzca la salida del Reino Unido de la UE, y si se produce, que sea una salida pactada y no rupturista o salvaje como ha anunciado Boris Jonhson", incide Afonso.

Para tratar de paliar el esperado descenso en la llegada del número de británicos, Turismo de Tenerife ya está trabajando para poder efectuar políticas que amortigüen la caída. De forma conjunta con Ashotel, se quiere llevar a cabo campañas de promoción turística de forma específica en el Reino Unido que ayuden a mejorar los datos, no solo de la temporada de invierno que ya se encuentra cerrada, sino para la temporada de verano del próximo año. "Para eso vamos a tener que fortalecer la promoción especialmente en el Reino Unido con independencia de lo que finalmente suceda o no con el brexit", expone Afonso.

Tenerife resiste mejor la caída de visitantes

Tenerife continúa resistiendo mejor que otros destinos turísticos del Archipiélago la caída de turistas, que hasta julio se situó en toda Canarias en un 1,7%. Sin embargo, la Isla ganó durante los primeros siete meses de 2019 52.190 turistas, respecto a las cifras registradas por estas fechas un año antes, lo que supone un 1,6% más de visitantes que en el mismo periodo de 2018.

Según los datos aportados por el Instituto de Estadística de Canarias (Istac), los turistas nacionales han compensado el freno que se ha experimentado en la llegada de extranjeros, que al menos en Tenerife mantiene las cifras de años anteriores, al menos hasta julio. Esto es debido a que el alza en la llegada de británicos, belgas, franceses e irlandeses ha compensado la caída de alemanes -que alcanza el 12% en la Isla-, holandeses e italianos.

Sin embargo, si se tienen en cuenta únicamente los datos del mes de julio, Tenerife pierde un 0,7% de turistas, respecto al mismo mes del año anterior. Aunque la caída todavía está lejos del 18% que registra Fuerteventura o del 10% de Gran Canaria, unas islas más afectadas en el descenso de turistas debido a la mayor importancia en ellas del mercado alemán.

El director insular de Coordinación y Apoyo al Presidente, Aarón Afonso, indica que los datos que maneja la administración a través de la información que les traslada el sector "es que se producirá una ligera bajada", pero afirma que no se trata de una situación demasiado preocupante. "Ya estamos trabajando para que los datos de reservas para la temporada siguiente no se vean afectados", valora.

El brexit, la crisis del mercado alemán y la recuperación de otros destinos competidores como Túnez o Egipto pueden llegar a incidir en el número de turistas que vienen a pasar sus vacaciones a la Isla.

Para Afonso, más importante que mejorar el volumen de turistas que llega a Tenerife "hay que impulsar el gasto diario del visitante". Para ello, recalca que se deben mejorar no solo los espacios públicos, a través de una política coordinada con el sector hotelero, sino también llevar a cabo la rehabilitación de la planta alojativa de algunos puntos de la Isla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook