13 de agosto de 2019
13.08.2019

Podemos valorará unirse al Ejecutivo insular si Cs expulsa a sus consejeros

Belda señala que esta opción no se estudió antes de presentar la moción porque era una "línea roja" CC afirma que existe una crisis en el equipo de gobierno por la venta de los casinos

12.08.2019 | 23:53
El presidente del Cabildo, Pedro Martín, junto a María José Belda (Podemos) y Berta Pérez (PSOE) durante la moción.

La portavoz del grupo de Sí Podemos Canarias en el Cabildo de Tenerife, María José Belda, dejó ayer la puerta abierta a que el partido pueda entrar en el Gobierno insular si finalmente Ciudadanos (Cs) expulsa de forma definitiva a sus dos consejeros en la institución, Enrique Arriaga y Concepción Rivero. "Si finalmente ellos pasan a ser no adscritos, porque hay que tener en cuenta que van a recurrir la decisión de su partido, desaparecería esa línea roja que sí estaba presente cuando se registró la moción", aclaró Belda.

Aun así, quiso dejar claro que la coalición -formada por Podemos, Sí se Puede y Equo- tendría que "hacer una consulta para ver qué es lo que opina la militancia y saber si podemos entrar a formar parte de este gobierno".

Belda responde así a las declaraciones de la portavoz socialista en el Cabildo tinerfeño, Marián Franquet, quien recientemente no descartó que pudiera producirse la entrada de Podemos en el equipo de Gobierno, para de esta manera conseguir la mayoría en el pleno fijada en 16 consejeros.

Ambos partidos ya firmaron de manera conjunta una moción de censura contra el nacionalista Carlos Alonso, que acabó convirtiendo en presidente al socialista Pedro Martín. Sin embargo, se acordó que el nuevo equipo de gobierno estaría conformado por el PSOE y los entonces consejeros de Ciudadanos, ya que para su partido era una línea roja entrar a formar parte de cualquier ejecutivo en el que hubiera miembros de la formación morada.

Por este motivo, Belda afirmó que la opción de que tanto ella como sus otros dos compañeros entraran a formar parte del equipo de gobierno "no se valoró" mientras negociaban para presentar la moción, ya que era un escenario que en ese momento no podía producirse. "Nuestra postura fue la misma que se tomó en Santa Cruz: no podemos formar parte del gobierno, pero sí queremos apoyar un cambio", admite.

Ante las acusaciones de que el proceso de venta de los tres casinos públicos del Cabildo tinerfeño puede estar afectando a la buena relación de los socios del Gobierno insular, Belda descartó esa posibilidad y lo achacó a "un intento de crear inestabilidad en un proceso de cambio".

De esta manera, hace referencia a las críticas lanzadas ayer por el grupo nacionalista Coalición Canaria-PNC en el Cabildo de Tenerife, que afirmó que existe una crisis en el grupo de gobierno entre el PSOE y los consejeros Enrique Arriaga y Concepción Rivero por la venta de los casinos. "Los primeros hablan de paralizar el proceso de venta para contentar a Sí Podemos Canarias y los segundos han defendido que el Cabildo tiene que desprenderse de los mismos, proceso en el que se ha venido trabajando en los últimos años", aclaran.

Para CC "es una incongruencia del PSOE decir que va a revisar la decisión de la venta de los casinos cuando ellos han sido partícipes de la misma, ya que han formado parte de los grupos de gobierno en los últimos ocho años". Por eso, afirmaron que "es un sinsentido que ahora digan que no están de acuerdo porque ya aprobaron esa decisión. Lo que hay que ver es si esta decisión es un brindis al sol para contentar a Podemos o si realmente van a paralizar la venta".

Ante la posibilidad de que los tres consejeros de Sí Podemos Canarias acaben entrando en el Gobierno insular, los nacionalistas afirman que "ya advertimos en su día que el Cabildo iba a ser rehén de la extrema izquierda y sus políticas populistas, y a pesar de que el PSOE, Sí Podemos y los tránsfugas dijeron una y otra vez que no sería así, en pocas semanas ya están hablando de que pueden entrar a formar parte del gobierno" y lamentaron "el engaño al que ha sido sometida la ciudadanía".

Aparte, los nacionalistas señalan que tampoco se ha completado el organigrama por diferencias internas en los nombramientos en las áreas de Cultura y Deportes, "que el PSOE quiere ocupar a costa de la cuota que les correspondía a los tránsfugas".

CC-PNC denuncia la inestabilidad del equipo de gobierno, que, "sin llegar al mes después de iniciar su labor, ya tiene una crisis abierta y que pretende incorporar a los tres consejeros de Sí Podemos Canarias en contra de lo que habían manifestado inicialmente".

A esto hay que unir, afirman, la deficiente organización, ya que el área de Turismo, que es vital para la economía de Tenerife, sigue sin tener un responsable exclusivo. El actual consejero tiene que atender todas las competencias de Turismo, Planificación y Patrimonio Histórico, a lo que hay que sumar las tareas de cooperación municipal que le han asignado al renunciar Miguel Ángel Pérez a su cargo. "Estamos hablando de un tema muy serio como el turismo, que requiere plena dedicación y que está siendo dejado de lado por el actual equipo de gobierno", aclaran.

Sin embargo, para la portavoz de Sí Podemos Canarias, María José Belda, "no puede haber una crisis cuando apenas llevan un par de semanas gobernando" y ratifica que "no existe incongruencia" entre los dos acuerdos firmados por el PSOE con su partido y con Ciudadanos. "El PSOE solo se compromete con nosotros a analizar en qué momento está la venta de los casinos, y recabar los datos de viabilidad económica", aclara.

Además, insiste en que ambos acuerdos no tienen contradicción. "Nosotros, por ejemplo, estamos de acuerdo en que se auditen las empresas que se encuentran en déficit y no se sabe por qué", añade.

"Nos gustaría que se viera qué ha pasado, por ejemplo, con empresas satélite del ITER, ver en qué condiciones está el personal que trabaja en ellas y qué se ha estado financiando con ese dinero", explica.

Sin embargo, admite que la postura política del partido, en el caso de que exista alguna empresa deficitaria que ya no cumpla una función social, todavía no está definida, ya que la militancia tendría que valorar cada caso.

"Yo creo en el diálogo y en hablar las cosas", asegura Belda, aunque también recalca que existen unas líneas rojas en los acuerdos que difícilmente se podrían traspasar. Una de ellas es aparcar y no continuar con el proceso para construir tanto el tren del Norte como el del Sur, pero también muchas de las medidas que se han acordado para luchar contra el daño al medioambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook