La primera fase de la mejora de la carretera general del Norte (TF-217), entre La Orotava y La Matanza de Acentejo, cuesta 2,4 millones de euros y concluirá en un plazo de unos cuatro meses, si se cumplen las previsiones actuales. Las obras, que se iniciaron hace dos meses, incluyen la mejora del firme de esta vía clave para la comarca de Acentejo, nuevo sistema de drenaje, tramos de aceras renovados o la reforma de un total de 28 paradas de guaguas.

El alcalde de Santa Úrsula, Juan Acosta (AISU), recibió ayer en el consistorio al presidente insular, Carlos Alonso (CC), y al director insular de Movilidad y Fomento, Miguel Becerra, quienes visitaron las obras que se desarrollan en el tramo del municipio, junto a técnicos de la empresa adjudicataria y del área de Carreteras.

Alonso destacó que esta vía "se ha convertido en el corazón de la vida de estos municipios, donde también se ubica el centro comercial de localidades como Santa Úrsula".

El presidente del Cabildo detalló que las labores de asfaltado ya han finalizado en Santa Úrsula, a falta del resto de actuaciones previstas, como la mejora de los pasos para peatones, las paradas de guaguas y la adecuación del drenaje. Alonso insistió en que este proyecto "es la primera fase de una intervención más ambiciosa que pretende incrementar la seguridad de la vía", tanto para vehículos como para peatones, así como la fluidez del tráfico mediante la construcción de nuevas rotondas, "que se pondrán acometer a lo largo del próximo año". Una de ellas está prevista en la zona de La Cuesta de la Villa.

Esta reforma prevé también la renovación de los sistemas de defensa laterales "mediante la instalación de nuevos elementos o sustitución de los existentes por barreras tipo mixtas o biondas metálicas".

El alcalde de Santa Úrsula añadió que en los próximos días finalizará la obra a su paso por el municipio que gobierna, donde habrá un nuevo paso elevado para peatones.

Acosta recalcó que la construcción de la rotonda de La Cuesta de la Villa y la adecuación de la vía TF-213, dos proyectos cuya ejecución está previsto que se inicie en los próximos meses, "supondrán una mejora sustancial, unida a la obra de la TF-217 y sus futuras fases".

Este proyecto prevé la mejora de las 28 paradas de guagua existentes en la vía TF-217: once en La Matanza de Acentejo, ocho en La Victoria y nueve en Santa Úrsula. Una actuación que garantizará la accesibilidad de los usuarios y mejorará su seguridad y señalización.

El Cabildo de Tenerife anuncia que esta primera fase del proyecto se completará "a medio-largo plazo" con otra actuación de mayor envergadura en la carretera, que incluirá "una rehabilitación integral, con mejoras no sólo en la calzada sino en el ámbito destinado sólo a los peatones".

En el entorno de la TF-217 residen más de 32.000 vecinos de Santa Úrsula, La Victoria y La Matanza.