Santiago del Teide quiere más agua desalada

Fuentes del grupo de gobierno de Santiago del Teide (PP) confirmaron ayer a El Día que el consistorio ha solicitado asesoramiento a técnicos municipales para encontrar la manera de incrementar la compra de agua desalada proveniente de Fonsalía. El gobierno local entiende la preocupación de Asaga Canarias y estudia la fórmula para incrementar el consumo.

El grupo de gobierno de Arona (PSOE) solicita al Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF) que facilite al municipio turístico el acceso directo al agua de la desaladora de Fonsalía, en Guía de Isora, una instalación que consideran "esencial" para atender "los picos de demanda" y poder "ajustar los precios finales del agua".

Arona ya se abastece con agua de la desaladora de Playa de las Américas, pero "hasta ahora el problema que hemos tenido al solicitar agua desalada de Fonsalía es que no se ha acometido el trasvase necesario para que pueda llegar al municipio de Arona", explicaron ayer a El Día fuentes del grupo de gobierno.

"No es que no exista interés en comprar agua de Fonsalía, sino que el trasvase no estaba disponible. Y lo hemos solicitado en varias ocasiones", subrayan.

Desde el Ayuntamiento aronero insisten en que el agua desalada de Fonsalía es "muy importante" para que el municipio turístico pueda afrontar "los picos de demanda y bajar la presión sobre los precios".

En el Consistorio aronero esperan que "el CIATF concluya lo antes posible las conexiones necesarias para que el municipio de Arona pueda comprar directamente agua desalada de Fonsalía".

El secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga Canarias), Javier Gutiérrez, denunció ayer en este periódico que "está costando que los ayuntamientos de la Isla compren el agua que se genera en Fonsalía para dedicarla a abastecer a la población". Una escasez de demanda que, a su juicio, perjudica a los agricultores de la comarca. Tras la entrada en funcionamiento de la desaladora de Fonsalía, a finales de 2017, los agricultores del Sur confiaban en que su puesta en funcionamiento contribuyera a liberar más agua de las galerías de la zona para dedicarla a regadío.

Asaga Canarias pide a los municipios de la zona que adquieran el agua desalada de Fonsalía, y otras desaladoras, y no compren su agua a las galerías "para que esta se pueda liberar para el uso agrícola en las medianías".