31 de mayo de 2019
31.05.2019
Güímar

En Agache se sienten ninguneados en beneficio del cicloturismo

La carretera general del Sur es uno de los espacios preferentes que la Isla ofertará para atraer a cicloturistas y para priorizar al ciclista local

31.05.2019 | 06:18
El pino centenario situado junto a la TF-28 presenta actualmente este estado y protegido por malecones.

La población de las localidades de La Medida, Pájara, Lomo de Mena y El Escobonal sigue expresando su crítica y rechazo a la obra de mejora que realiza el Cabildo en la carretera general del Sur (TF-28) al paso por esta comarca del sureste de la Isla.

"Cemento y más cemento para proteger al cicloturismo que, en breve, campará a sus anchas por la comarca de Agache", señalan algunos de ellos. "Y los agacheros, vegetales o humanos, nos quedamos entullados en cemento y sin un lugar para caminar con seguridad . Que viva el cemento canario", apostillan.

Entre los afectados residentes en esta enclave de Tenerife crece el malestar al ser conscientes de que en la zona se aplican "las medidas de seguridad que marca la Unión Europea (UE) para convertir a una vía en cicloturista, porque por esta zona quieren traer al turismo de bicicletas".

Los vecinos no dejan de manifestar su crítica porque "nos han dejado sin un lugar para poder caminar a los que vivimos en la zona entullándonos en cemento a todos los que vivimos aquí".

Las tres manifestaciones que han realizado los vecinos de Agache "no han sido escuchadas por el Cabildo de Tenerife, que sigue con su obra de encajonamiento en la TF-28 sin importarle lo más mínimo que ahora los vecinos tienen que utilizar la vía para desplazarse de sus casa al centro de salud, la farmacia, el banco y todo servicio al público, pero lo hacemos con la inseguridad vial que ello supone para los vecinos".

Demandan la paralización cautelar de la obra de rehabilitación del firme y mejora de las condiciones de seguridad de la carretera general del Sur y la construcción de aceras en la misma al paso por Pájara, La Medida, Lomo de Mena y El Escobonal. Las condiciones actuales imposibilitan el uso de la vía por los vecinos sin arriesgar en ello su integridad física.

Los vecinos "solicitamos que no sigan adelante unas obras que no suponen mejoras para nuestros pueblos". Esta población, que reside en una de las zonas más deprimidas de Tenerife, reclama "unas condiciones de vida dignas, con todas las oportunidades y derechos para desarrollar nuestra vida cotidiana" para evitar "que sucumban al abandono y al éxodo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook