La Orotava incorpora, a partir de junio, una unidad canina a la Policía Local, tras un intento fallido en el año 2011. Los agentes municipales contarán por fin con una nueva compañera: la perra pastora belga malinolis K-01, que patrullará las calles de la Villa para colaborar en la lucha contra el tráfico y consumo de drogas.

La unidad canina surge con el objetivo de contar con este importante recurso de apoyo. Un perro, debidamente adiestrado por profesionales, que facilitará el trabajo de los agentes en el patrullaje de proximidad, al permitir una sustancial mejora en la detección de sustancias estupefacientes.

La creación de esta unidad, que ha contado con el apoyo unánime de los grupos políticos que conforman la corporación municipal, nace gracias a la apuesta decidida de uno de los agentes de la policía villera, concretamente el agente A-63. También ha sido fundamental la formación y entrenamiento del animal en este tipo de funciones y servicios.

El alcalde villero, Francisco Linares (CC), y el concejal de Seguridad, Narciso Pérez (CC), recibieron recientemente a este nuevo miembro de la Policía Local, que muy pronto patrullará por las calles y plazas de La Orotava.

El alcalde destacó la importancia de este tipo de unidades preventivas que pretenden mejorar la seguridad en el municipio, "siendo una importante herramienta de lucha contra el consumo de drogas".

Linares felicitó al agente A-63, bajo cuya responsabilidad estará el cuidado del animal que requiere una dedicación especial, "por lo que merece el reconocimiento de todos".

"El adiestramiento de un perro de estas características requiere de una gran dedicación, que suele ser mínima de un año hasta que el animal queda preparado. A continuación, hay que seguir entrenando para un correcto funcionamiento un mínimo de dos horas diarias", recuerdan desde la Policía Local villera.

La institución local se hará cargo de todos los gastos de mantenimiento del perro, mientras se encuentre al servicio de la Policía Local. El nuevo agente canino K-01 contará con una dependencia propia en las instalaciones de la Policía Local para que su estancia sea en "un lugar cómodo y con las debidas condiciones de seguridad e higiene". Igualmente, se le ha dotado de todo el material necesario para el desarrollo de sus funciones, incluyendo elementos de transporte.

Narciso Pérez valoró que "la incorporación de este perro va a suponer una mejora importante en materia de seguridad ciudadana, complementando la labor de los agentes".