15 de febrero de 2020
15.02.2020
LA BRúJULA

Una Europa de frío y lobos tal vez no sea buena casa

14.02.2020 | 22:45

Ronald Schimmelpfennig, de quien tal vez no hayan oído hablar, es uno de los dramaturgos alemanes más conocidos. Baste decir que sus obras se han estrenado en más de 40 países. Sabido esto, no sorprende que haya articulado su primera novela, Una clara y gélida mañana de enero a principios del siglo XXI, en torno a un símbolo: la inesperada presencia de un lobo en territorios que no tenían noticia de esa especie desde el siglo XIX. Un terrible accidente que genera un kilométrico atasco en una autopista, frío, un lobo llegado de Polonia rumbo a Berlín. Son tres puntos de partida para una historia -escrita con la prosa despojada e incisiva de quien siempre ha construido con diálogos- en la que personajes de diversos estratos desembocan en la senda del lobo. Ya habrán adivinado que el autor no ve una Europa en rosa. Lo que no imaginan es el cuerpo que se les va a ir poniendo cuando se internen en el hielo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook