Inmovilizan 23 kilos de pescado ilegal en un restaurante canario: se encontraba en malas condiciones higiénico-sanitarias y dando mal olor

Los agentes de la Guardia Civil fueron los encargados de llevar a cabo esta operación en la que se acusa al local de tres infracciones

Incautan pescado ilegal en un restaurante de La Palma

Guardia Civil

El Día

El Día

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Caldera de Taburiente de la isla de La Palma, en unión del Servicio de Inspección Pesquera del Gobierno de Canarias, han realizado una inspección en un establecimiento de restauración localizado en el municipio de Los Llanos de Aridane, dando como resultado la aprehensión de 23 kg de distintos productos pesqueros. Estos carecían de la preceptiva documentación para acreditar la legal adquisición de los mismos.

El pescado intervenido fue descubierto por los agentes durante la inspección realizada. Se encontraba almacenado en distintos congeladores, hallando en su interior pescado de diversos tipos, tales como viejas, alfonsiños, sargos, gallos y pulpos, no pudiendo el responsable aportar la documentación que acreditara los controles de trazabilidad que indican su legítima procedencia.

El local donde se encontraron los kilos de pescado ilegal

El local donde se encontraron los kilos de pescado ilegal / E. D.

Conforme a ello, los agentes notificaron al establecimiento varias actas denuncia en relación con las infracciones observadas y que se encuentran reguladas en la Ley 17/2003, de 10 de abril, de Pesca de Canarias y que han sido remitidas a la autoridad competente en materia sancionadora:

  • Infracción por carecer de la documentación necesaria para acreditar la legítima procedencia del pescado, cuya sanción puede oscilar entre los 600 y hasta los 60.000 euros.
  • Infracciones en materia de sanidad e higiene de los alimentos, cuyas sanciones pueden llegar hasta los 15.000 euros.
  • Tenencia de algunos de estos productos pesqueros con sus características organolépticas alteradas (fuerte olor desagradable), malas condiciones higiénico-sanitarias del almacén de alimentos o no llevar los registros oportunos, de conformidad con lo exigido en el Reglamento (CE) n° 853/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal.