Un barco carguero fue interceptado cerca de Canarias con unos 3.000 kilos de cocaína, según las primeras informaciones, cuando navegaba entre las costas de Sudamérica y el continente europeo. La droga fue intervenida gracias a una operación conjunta de la Policía Nacional, la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera. La embarcación fue trasladada hasta el puerto de Santa Cruz de Tenerife, al que llegó en torno a las 13:00 horas de este jueves, 19 de enero. Un total de 15 personas fueron detenidas en el interior del citado barco.

La intervención fue posible por la labor de la inteligencia policial española, de forma concreta del centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia de narcotráfico (MAOC). La intervención fue desarrollada por parte de agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional de Santa Cruz de Tenerife, del Equipo de Crimen Organizado (ECO-Canarias) de la Guardia Civil y por profesionales de la Administración Tributaria, así como por unidades centrales de dichos cuerpos de seguridad.

19

Incautación de 3.000 kilos de cocaína cerca de Tenerife Carsten Lauritsen

El Blume, con bandera de Togo, navegaba supuestamente sin activar la baliza que determina su posición vía satélite (por GPS). Supuestamente, salió del puerto de Santos, en Brasil, el pasado 20 de diciembre. Y su puerto de destino era Riga, en Letonia. Según algunas fuentes, fue interceptado el pasado martes por parte de agentes que iban en el buque de operaciones especiales Flumar, de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA). 

La mencionada intervención se produjo a unas 193 millas náuticas del puerto de Santa Cruz de Tenerife, frente a las costas noroccidentales de África, de manera concreta, en un punto intermedio entre Dakhla y Bojador, en el Sáhara Occidental.

Desde mediodía de este jueves, en la Dársena de Los Llanos de puerto de la capital tinerfeña se desarrolló un amplio operativo de seguridad, en el que participaron agentes de varias unidades de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, tanto de uniforme como de paisano. 

Así, en las tareas complementarias tomaron parte agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y del Grupo de Traslados de la Policía Nacional, así como del Servicio Marítimo y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), entre otros. Además, agentes de la Policía Portuaria colaboraron a la hora de controlar los accesos al lugar donde se hallaba atracado el Blume. 

El registro de la embarcación y las diferentes gestiones se prolongaron durante más de cinco horas en la Dársena de Los Llanos. Los sacos con la cocaína se empezaron a desembarcar con una grúa pasadas las 18:30 horas. Hasta ese momento, varias de las acciones desarrolladas por los agentes fueron supervisadas por la autoridad judicial. El buque con bandera de Togo partió de Sudamérica y se dirigió hacia el oeste de África, para después poner rumbo hacia Europa. De esta manera, las fuerzas de seguridad españolas consiguen interceptar un importante cargamento de cocaína en la denominada Ruta Canaria de dicho estupefaciente. 

Tres mil kilos de cocaína hubieran alcanzado un precio en el mercado de la venta al menudeo de 180 millones de euros, lo que demuestra la magnitud de la operación de transporte afrontada por la organización u organizaciones de narcotraficantes que pretendían distribuir dicho estupefaciente. Y para llevarla a cabo contrataron el Blume, que fue construido en 2005 y tiene 96 metros de eslora. 

El buque de operaciones especiales Fulmar, de 61 metros de eslora, está considerado como «el terror de los narcotraficantes». La principal misión de este patrullero de altura es la lucha contra el narcotráfico y el contrabando. 

Para las interceptaciones y los abordajes en alta mal cuenta con dos embarcaciones rápidas, estibadas una en cada banda. Una de las citadas lanchas posee un motor intraborda con el que alcanza los 40 nudos de velocidad, mientras que la otra lleva un propulsor fueraborda, con el que llega a los 50 nudos. Además, cuenta con una helisuperficie en su cubierta. El Fulmar fue construido en 2006 en los astilleros Gondán, en Castropol (Asturias).