Un vecino del barrio de la Vega de San José, identificado con las iniciales A. M. E. S. y de 57 años de edad, fue detenido el pasado lunes por la Policía Nacional después de que fuera sorprendido realizando tocamientos a su sobrina de 6 años, que se encontraba completamente desnuda, en la playa de La Laja. Los hechos ocurrieron a plena luz del día y en compañía de su hija, de 10 años. Un ciudadano, que dio la voz de alerta, grabó y tomó fotografías de lo que ocurría para así afianzar la denuncia.

El juez lo ha dejado en libertad, aunque con una orden de alejamiento de la víctima y de su propia hija. El abogado de la familia de la víctima, Roque Esteban García Aguiar, ya ha anunciado que recurrirá esta decisión al entender que hay pruebas suficientes como para que ingrese en prisión debido a la gravedad de los delitos.

Los hechos ocurrieron en torno a las cinco de la tarde del lunes cuando el arrestado se encontraba junto a la niña en la citada playa capitalina. A plena luz del día, A. M. E. S., que llevaba un bañador tipo slip, presuntamente comenzó a realizar tocamientos de la pequeña con un evidente estado de excitación. Un testigo se percató de lo ocurrido y comenzó a grabar con su teléfono móvil lo que estaba pasando, además de tomar varias imágenes con el objetivo de proporcionar pruebas de lo ocurrido.

Esta misma persona dio aviso a la Policía Nacional que al llegar a lugar visualizó las grabación y certificó que se había producido un delito de agresión sexual. Así, con los datos del turismo con el que el hombre se había ido con su hija y su sobrina de la playa, los agentes lo localizaron en la calle Málaga y procedieron a su detención como presunto autor de un delito de abusos sexuales a menores. Estos comprobaron que la víctima tenía 6 años y era sobrina del arrestado, y que la otra menor que se encontraba en el lugar, de 10 años, era su hija.

El detenido fue puesto esta semana a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, quien tras tomarle declaración y visualizar las imágenes decidió ponerlo en libertad aunque con cargos. Además, decretó una orden de alejamiento de la víctima y de su hija, así como prohibirle cualquier empleo que esté relacionado con menores de edad.

El abogado de la familia de la víctima ya adelantó que recurrirá la libertad provisional de A. M. E. S. al entender que hay pruebas suficientes para ordenar su ingreso en prisión, además de recalcar que se está a la espera de conocer las pruebas médicas para determinar si hubo penetración a la niña.

La Unidad de Atención a la Familia y a la Mujer de la Policía Nacional se encarga de la investigación.