Agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial del Sur de Tenerife de la Guardia Civil investigan las circunstancias que rodearon la muerte de un hombre de origen alemán de más de 60 años en el municipio de Arona. El cuerpo fue encontrado en estado de descomposición.

El cadáver del ciudadano germano, Ingo W.E., de 63 años de edad, fue localizado en el interior de su domicilio en la tarde de ayer.

El aviso fue dado por los vecinos a las 19:30 horas, debido al mal olor que salía del piso.

El ciudadano residía en la calle Norte, en la localidad de Guargacho. Una vez que guardias civiles de Seguridad Ciudadana y policías locales de Arona acudieron hasta el citado enclave. Un amigo del hombre fallecido que tenía una llave de la vivienda facilitó el acceso y no hubo que romper la puerta.

Hasta el inmueble se desplazó un médico, que no certificó que el varón alemán murió de forma natural. Ante dicha circunstancia, los agentes debieron activar el protocolo de judicialización del caso.

Esa situación obliga a realizar la autopsia al cuerpo en el Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife, donde médicos forenses determinarán en qué circunstancias falleció el vecino de Guargacho. Y, de forma paralela, los agentes de la Guardia Civil esperarán por dichas pruebas para saber si realizan más gestiones o no sobre el asunto.