La magistrada del Juzgado de lo Penal número 3 impuso una condena de trece años y seis meses de cárcel al joven Jordan David R.V., de 19 años de edad, quien, tras fugarse del centro Valle Tabares, protagonizó tres atracos con arma blanca en apenas 24 horas en Santa Cruz de Tenerife, fue detenido, ingresó en prisión y protagonizó una fuga de la Guardia Civil en un traslado al Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria en diciembre del pasado año. Y, de nuevo, fue capturado por el Instituto Armado, después de que un conductor de Titsa advirtiera de su presencia en una guagua cuando se dirigía al Sur de Tenerife.

Jordan David es natural de Las Palmas de Gran Canaria, toxicómano y cometió delitos cuando era menor de edad. Por ese motivo, se acordó su ingreso en el centro de internamiento educativo de menores infractores de Valle Tabares, en La Laguna. Sin embargo, cuando ya había cumplido los 18 años, en febrero del 2021, decidió escapar de dicho recurso del Gobierno de Canarias. Y en ese momento perpetró los tres atracos por los que ahora se le condena.

En la sentencia de conformidad entre las partes, se establecen como hechos probados que el joven grancanario, a las 14:00 horas del 17 de febrero del 2021, se dirigió al Minicasino Black and Red Montecarlo, que está situado en la Avenida Príncipes de España, en Ofra. En ese momento, el local se hallaba abierto al público y tenía clientes en el interior.

Para evitar que se le identificara, Jordan David ocultó su rostro con un gorro de lana y una mascarilla. Con un cuchillo en la mano, se dirigió a la empleada del negocio y el gritó: “el dinero, el dinero, la caja”. Tras saltar la barra del mostrador, consiguió apropiarse de casi 492 euros en efectivo.

"Dame el dinero, no me hagas acuchillarte"

El día después por la noche, sobre las 21:45 horas, el acusado fue a una gasolinera BP, situada en la Avenida Islas Canarias, a la altura de la Cruz del Señor. Llevaba un arma blanca de unos 25 o 30 centímetros de largo. Se acercó a la trabajadora, le puso el cuchillo en el costado izquierdo y le dijo: “dame el dinero, no me hagas acuchillarte”. La víctima abrió la caja y le entregó lo que había en ese momento, unos 100 euros aproximadamente.

Esa misma noche, un poco después, el joven se dirigió a la gasolinera Cepsa situada en la Carretera General del Rosario, en la zona de Taco, que en ese momento estaba cerrando al público. El individuo se dirigió a las tres empleadas del negocio y les exigió que le entregaran el dinero que hubiera en la caja. Una vez que las víctimas accedieron a sus pretensiones, saltó por encima del mostrador y sustrajo unos 1.070 euros.

En la sentencia del Juzgado de lo Penal número 3 de la capital tinerfeña, la magistrada también recoge que Jordan David debe indemnizar a las empresas propietarias de las citadas estaciones de servicio con las cantidades que robó por el procedimiento de la intimidación. Después de dichos atracos, el individuo se fue al Sur de Tenerife.  

La Policía Nacional y policías locales de Santa Cruz de la Fiscalía de Menores lo atraparon en el Sur de la Isla

La investigación del asunto fue asumida por agentes del Grupo de Investigación de la Policía Nacional de Distrito Norte de Santa Cruz de Tenerife. Dichos profesionales tomaron declaración a las víctimas de los citados delitos contra el patrimonio.

En una investigación en la que contaron con la colaboración de integrantes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife adscritos a la Fiscalía de Menores, Jordan David fue localizado en el Sur de Tenerife. Una vez que se estableció el dispositivo de seguridad adecuado, pues se considera que el citado joven puede actuar con violencia en determinados casos, el ahora condenado fue atrapado cuando salía de unos apartamentos en el Sur de Tenerife en febrero del 2021.

Y nueve meses después se produjo el episodio de la fuga de agentes de la Guardia Civil que lo trasladaron entre el centro penitenciario Tenerife II al Hospital Nuestra Señora de la Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife. Desde ese momento, la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) informó a diferentes cuerpos de seguridad sobre dicha incidencia y alertó de que se trataba de un joven considerado como peligroso. Además, los agentes reclamaron extremar las precauciones en puertos o aeropuertos por si trataba de escapar a Gran Canaria.

Al fina, solo se dirigió, de nuevo, al Sur de Tenerife y fue arrestado por agentes del Instituto Armado cuando se bajó de una guagua del transporte público en una parada en la zona de Costa Adeje. Y se llevó a cabo su reingreso en la prisión.