Suscríbete

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | Actualidad de la crisis sanitaria

Desalojan un colegio de Granadilla por un aviso de bomba de los antivacunas

Guardias civiles especializados no hallaron artefacto alguno en el colegio Isaac de Vega | El aviso se debió a la presencia de la ‘vacuguagua’ en el exterior del centro educativo

Imagen de archivo de una ‘vacuguagua’.

Profesionales de la Guardia Civil especializados en desactivación de explosivos concluyeron el rastreo en las dependencias del colegio Isaac de Vega, en el municipio de Granadilla de Abona, sin hallar artefacto explosivo alguno. La activación de todo un dispositivo de seguridad se debió a que una persona llamó al centro con el objetivo de «boicotear» la campaña de vacunación contra la covid-19 en la población de cinco a once años. Y es que una «vacuguagua» se hallaba en el exterior del centro educativo.

El colegio Isaac de Vega está situado al Este del importante núcleo de población de San Isidro, en la urbanización La Jurada, junto a otros centros educativos, como el centro de educación infantil y primaria La Jurada y el instituto de enseñanza secundaria (IES) Magallanes.

El hecho de que no apareciera bomba alguna en el interior del edificio fue confirmado en declaraciones remitidas a los medios por el director territorial de Educación de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Federico Delgado, quien censura esta acción «totalmente injustificada», que «altera la vida del centro» y de los alumnos, y sus familias, además de profesores y del resto de trabajadores.

Federico Delgado detalla que durante la intervención de los cuerpos y fuerzas de seguridad fueron desalojados los 430 alumnos del centro al colegio más cercano «para mantener su seguridad y tranquilidad», y añade que el aviso de bomba produjo «nerviosismo y ansiedad» en la comunidad educativa.

El director Territorial de Educación en la provincia de Santa Cruz de Tenerife garantiza, por lo demás, que la Consejería de Educación «se compromete rotundamente a seguir adelante con la responsabilidad que le corresponde».

Comunicado del centro educativo de San Isidro

Comunicado del centro educativo de San Isidro

La Guardia Civil desplegó a agentes de la unidad de seguridad ciudadana del puesto principal de Granadilla de Abona y del Grupo Especializado en Desactivación de Explosivos (Gedex), que se ocuparon de efectuar las comprobaciones y acordonaron el centro educativo.

Hasta el lugar también acudieron agentes de la Policía Local de Granadilla y la concejal responsable del área de Seguridad, Candelaria González, para colaborar en las tareas de prevención de incidentes y reordenación del tráfico rodado.

En un comunicado del centro remitido a las familias se indica que la persona que hizo la llamada dijo literalmente: «hemos puesto una bomba para que no vacunen a nuestros hijos».

Fuentes de la Consejería de Educación señalan a Efe que una asociación contraria a la vacunación contra la covid-19 viene remitiendo varias cartas a la Consejería y a algunos centros educativos, antes incluso de que se conocieran los planes para administrar las dosis en centros educativos.

El viernes de la pasada semana, el Cuerpo General de la Policía Canaria (CGPC) detuvo a una mujer en San Matías (Taco). En un primer momento, increpó a los agentes con el argumento de que no había que vacunar a los menores. Tras acercarse a un miembro de la Policía Autonómica sin mascarilla, este la denunció. Tras un momento de tensión, la implicada llegó a morder al funcionario. Y el mismo día se denunció a otra mujer en Tíncer por no llevar mascarilla y grabar la actuación policial.

Compartir el artículo

stats