Suscríbete Caso Abierto - eldia.es

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El TSJC ratifica 8 años de prisión por abusos sexuales a un menor en La Guancha

Los magistrados consideran que el testimonio de la víctima fue «veraz, persistente y creíble»

Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife. | | E.D.

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ratificó la condena de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife de ocho años de cárcel para un hombre por abusar sexualmente de un menor en el municipio de La Guancha. Se da la circunstancia que, además, la víctima es un sobrino nieto de la pareja del implicado. La citada resolución judicial confirma que muchos episodios de este tipo de delitos ocurren en el entorno más cercano a los menores afectados.

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias desestimó el recurso de apelación presentado por la Defensa y eso supone que se mantienen las penas de cinco años de libertad de vigilada, la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 100 metros y una indemnización de 6.000 euros.

Testimonio del menor

La sentencia, divulgada por el Gabinete de Prensa del TSJC, considera que las pruebas practicadas son válidas y que el testimonio del menor, que contaba con siete años cuando sucedieron los hechos, «se corresponde con la realidad», admitiendo la dificultad de que no se le puede exigir mucha precisión a la hora de relatar los abusos, en la medida en que el caso fue denunciado dos años más tarde. No obstante, los magistrados concluyen que la declaración del pequeño es «veraz, persistente y creíble».

Además, la Sala rechaza como atenuante el consumo de alcohol o sustancias estupefacientes, pues tales prácticas no son «un cheque en blanco» para delinquir.

Solo en casa

Los hechos sucedieron entre mediados del 2014 y junio del 2015, cuando aprovechando un momento en el que el condenado se encontraba solo con el menor en una habitación de la casa viendo la televisión –solía ser cuidado en ocasiones por la pareja– exhibió un vídeo pornográfico y le practicó una felación.

A partir de ahí, el menor empezó a presentar comportamientos sexualizados y dificultad para mantener la concentración y la mujer denunció los hechos, dos años después, en un juzgado de Icod de los Vinos.

Compartir el artículo

stats