Suscríbete

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian falta de información en Tenerife II tras la muerte de un preso

La familia de Yuaci se enteró por la madre de otro recluso

Centro penitenciario Tenerife II

La familia de Yuaci Delgado, un recluso de la prisión Tenerife II que falleció durante la madrugada del pasado sábado, protesta por la escasa o nula información recibida desde el centro penitenciario, así como por el reparto de medicamentos para varios días, sobre todo las vísperas de fines de semanas, puentes o festivos.

Yuaci, de 35 años, era vecino del barrio santacrucero de El Sobradillo. Y en una plaza del citado enclave se desarrolló el pasado lunes un encuentro de familiares, amigos, conocidos y vecinos que sirvió como una especie de duelo. Y es que sus seres queridos no lo pudieron velar.

Lorena, la novia de dicho interno, explica que “nos enteramos de que había muerto porque la madre de otro preso nos lo dijo”. A raíz de ese comentario, la pareja sentimental de Yauci llamó a la cárcel, donde una funcionaria le aseguró que “eso era mentira”.

A continuación, Lorena indicó que avisó a la madre del interno, que decidió desplazarse hasta el centro penitenciario. Una vez en las instalaciones del mencionado complejo, a la progenitora de Yuaci le confirmaron la muerte.

La mujer preguntó si podía ver el cuerpo de su hijo, pero una funcionaria le explicó que no, “porque estaba encerrado en un cuarto”. A partir de ese momento, la mencionada funcionaria la invitó a recoger sus cosas y a abandonar el centro, según Lorena.

Sin embargo, según los datos reflejados en el informe preliminar de la autopsia, la hora estimada del fallecimiento fue a las 4:00 horas. Los familiares del interno lamentan la información contradictoria y engañosa que se puede recibir en estos casos.

En base al trabajo realizado por médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife, la causa inmediata de la muerte fue un edema agudo de pulmón. Este es el mismo dictamen previo en otros casos en que reclusos fallecen por supuestos episodios de sobredosis en sus celdas.

Lorena critica que, desde el centro penitenciario Tenerife, “en ningún momento nos avisaron” del fallecimiento, de la hora en que lo hallaron sin vida ni del momento en que se produjo el levantamiento del cadáver.

El entierro de Yuaci se produjo el pasado lunes. Pero su novia comenta que el día siguiente le llegó una carta suya escrita y enviada días antes de la muerte. En el texto, señala su pareja, expresó sus ganas de “salir adelante”, que el “2022 iba a ser su año” y de que “estaba esperanzado con salir de la cárcel el 17 de septiembre” del presente ejercicio.

Lorena explica que Yuaci recibía medicación para “poder dormir y evadirse de sus problemas”. Los familiares de dicho recluso reclaman que los fármacos sean distribuidos todos los días, con el objetivo de que los internos no reciban más cantidad de productos que la que necesitan cada jornada y evitar así un consumo excesivo.

Según las fuentes consultadas, habrá que esperar a los resultados de la autopsia para conocer las causas exactas de la muerte. En cualquier caso, dicho recluso no recibía una cantidad excesiva de medicación.

Como se ha informado en otras ocasiones, los fármacos se distribuyen entre los presos de Tenerife II los lunes, miércoles y viernes. Los lunes y miércoles se reparten los de dos jornadas seguidas, mientras que el viernes se les entrega para que cubran sus necesidades ese mismo día, el sábado y el domingo.

El motivo de esa forma de proceder es el escaso personal que tiene el centro penitenciario para llevar a cabo la citada labor sanitaria.

Compartir el artículo

stats