Un policía nacional que se hallaba libre de servicio salvó la vida a una mujer que estuvo a punto de morir tras atragantarse cuando comía en un restaurante situado en el municipio de Adeje.

Los hechos ocurrieron en el establecimiento La Gañanía, en el barrio de Los Menores, en las primeras horas de la tarde de ayer sábado.

El agente, destinado en la Comisaría Provincial de Santa Cruz de Tenerife, almorzaba en dicho local y a las 15:10 horas se percató del alboroto generado en otra mesa.

Varios clientes gritaban y pedían auxilio, ya que una clienta de mediana edad se hallaba en el suelo, con evidentes síntomas de asfixia. Como es habitual en estos casos, la persona afectada se había atragantado con un trozo de carne.

Según explicaron otros clientes, el funcionario se aproximó, la cogió en peso y le realizó la maniobra de Heimlich, por lo que la clienta pudo expulsar el trozo de carne y volver a respirar.

El gesto humanitario del policía fue agradecido por la propia víctima y los ciudadanos que se hallaban con ella.