Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRIADERO CLANDESTINO

La dueña de los perros peligrosos hallados en Los Andenes es ‘reincidente’

Personal de Valle Colino le ha retirado canes en varias ocasiones

Comisaría de la Policía Nacional de La Laguna E. D.

Trabajadores del refugio comarcal de animales de Valle Colino han retirado perros potencialmente peligrosos en varias ocasiones a la joven que se identificó como propietaria de los seis ejemplares localizados el pasado jueves en un supuesto criadero clandestino en el barrio de Los Andenes, en el municipio de La Laguna. Así se desprende de la información recabada por los policías nacionales que acudieron hasta el piso en el que localizaron a media docena de canes, tanto de la raza pitbull como american bully.

De esta manera, la mencionada mujer puede considerarse reincidente en la cría de este tipo de perros, que son muy demandados por una parte de la población y que, en algunos casos, son utilizados para peleas en las que se apuestan significativas cantidades de dinero.

Según una de las hipótesis barajadas por los agentes del cuerpo de seguridad, la mencionada joven es hija de uno de los individuos implicados en la organización que promovía peleas de perros y que fue desmantelada en febrero del año 2017, cuando la banda celebrada un encuentro de este tipo en una vivienda rural en la zona de La Medida, en la comarca de Agache, en el municipio de Güímar. La Policía Nacional desarrolló en aquella ocasión una operación a nivel nacional y en la misma fue arrestado también un policía local de Adeje.

El jueves de la pasada semana, los agentes fueron activados ya que en el mencionado piso de Los Andenes se podía estar produciendo un episodio de violencia doméstica, en base a los gritos y ruidos que se escuchaban. Sin embargo, los policías comprobaron que una mujer (la madre de la que se identificó como dueña de los animales) era atacada por uno de los pitbull. El personal sanitario de una ambulancia detectó que dicha víctima tenía en el antebrazo rastros de haber sido mordida y las marcas de hasta ocho colmillos.

Los funcionarios comprobaron que en el suelo de la casa había numerosas manchas y charcos de sangre. Además, en varias habitaciones existían armarios tirados en el suelo, con divisiones y tapas, así como con cojines y mantas, para la cría de perros. Dos de los canes se hallaban bastante desnutridos, mientras que otros dos parecían cachorros y mostraban una gran agresividad, según trascendió la pasada semana.

Compartir el artículo

stats