Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empleada de banca afronta 8 años por defraudar más de 300.000 euros a clientes

La procesada asociaba una tarjeta a cuentas bancarias sin el conocimiento de su titular para efectuar compras con ella

Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife.

Una empleada de banca que ejerció varios puestos de confianza será juzgada la próxima semana en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife acusada de defraudar 315.994,91 euros.

La Fiscalía, que la acusa de un delito continuado de falsedad en documento mercantil, en concurso medial con un delito continuado de estafa agravada, y con el agravante en ambos casos de abuso de confianza, pide para ella ocho años de cárcel.

Además, solicita 24 meses de multa a razón de 10 euros diarios y que indemnice a la entidad bancaria para la que trabajaba, y que la despidió tras descubrirse los hechos, en la cantidad total defraudada, es decir, 315.994,91 euros. Una cantidad que la entidad resarció a sus clientes.

La procesada desempeñó distintos puestos de confianza en la oficina bancaria en la que trabajó durante varios años

Según se recoge en el escrito de calificación, la procesada desempeñó distintos puestos de confianza en la oficina bancaria en la que trabajó durante varios años.

Fue en la época en la que ejerció de gestora cuando supuestamente cometió las estafas, que consistieron en dar de alta una tarjeta a nombre de un cliente y asociarla a otras cuentas bancarias sin el conocimiento de su titular.

Luego, realizaba reintegros en efectivo o compras en establecimientos comerciales, en el caso de uno de los clientes estafados por un importe de 228.594,63 euros. 

Compartir el artículo

stats