Detenido en un avión un joven: un vuelo con destino Tenerife Sur se desvía a Irlanda por una supuesta agresión en su interior

El vuelo salió de Escocia y tuvo que parar para que actuara la policía

En el vídeo compartido en redes se aprecia como sacaron a rastras por el pasillo a un hombre atado y sin camisa

La ruta que realizó el avión para llegar a Tenerife Sur

La ruta que realizó el avión para llegar a Tenerife Sur / FlightAware

A rastras por el pasillo, atado de manos y pies y sin camisa. Así detuvo la policía irlandesa al pasajero de un vuelo con destino a Tenerife. El avión de la compañía Jet2 con número LS155 salió de Glasgow, Escocia, este miércoles, 12 de junio, a las tres y media de la tarde y aterrizó apenas veinte minutos después. Los tiempos no cuadraban para recorrer una distancia de 3.192,26 kilómetros, tampoco la hora de llegada real a Tenerife Sur, a las nueve y media de la noche, tras seis horas en el aire.

La explicación se encuentra en que el vuelo tuvo que parar en el Aeropuerto Internacional de Shannon, en el país vecino Irlanda, porque, supuestamente, un hombre agredió a una mujer dentro del avión. El arrestado es un joven de unos 20 años que, según afirman testigos del avión, se encontraba bajo los efectos del alcohol. Pocos minutos después del despegue, comenzó a pelear con la tripulación de cabina y con el resto de viajeros y agredió a una mujer de su misma edad.

En el vídeo, compartido en redes sociales, se puede ver como la policía arrastra a un joven sin camisa por el pasillo de la cabina, con los pies atados con un cinturón y las manos con esposas. Uno de los pasajeros que se encontraba en el vehículo tomó las imágenes y añadió un comentario que decía: "Tenerife then Ireland it is" (Tenerife, con escala en Irlanda). La compañía movilizó otro vehículo con otra tripulación de cabina para que los pasajeros aterrizaran, finalmente y con horas de retraso, en su principal destino: el Aeropuerto Reina Sofía.

El acusado continúa bajo custodia en virtud del artículo 4 de la Ley de justicia penal de 1984 en una estación en el condado de Clare, Irlanda. Mientras, los agentes de la Gardaí, la policía irlandesa, investigan el incidente.

Suspendido de por vida

Según recoge el diario escocés The National, la aerolínea aseguró que el joven sería suspendido de por vida y que lo "perseguirían enérgicamente" para que cubra todos los costes derivados del desvío, que asciende a una suma de cinco cifras. "Este evento debería actuar como una dura advertencia para cualquiera que piense que podría ser aceptable comportarse de una manera tan inaceptable a bordo de uno de nuestros vuelos", señaló la compañía inglesa.