Una vecina con instinto policial y notas de auxilio: así se fraguó el rescate de la mujer secuestrada en la casa de Tejina

La mujer liberada el martes por agentes de la Policía Local de La Laguna llevaba un mes encerrada en una vivienda de Tejina

Una panorámica de Tejina.

Una panorámica de Tejina. / El Día

D.N.

Miembros del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) adscritos a la Unidad de Atención a la Familia y Mujer siguen sumando datos a la investigación abierta a partir de un servicio desarrollado el pasado martes por la mañana por agentes de la Policía Local de La Laguna en el núcleo de Tejina. En el informe remitido por la UFAM al juzgado se relaciona al arrestado, un varón de 36 años, con un presunto caso de violencia de género y de retención ilegal.

Por ahora no han trascendido las causas del encierro y si al detenido le constan otros antecedentes policiales. Sí que se sabe que la mujer, de nacionalidad cubana, llegó a Tenerife hace un mes [que es el tiempo que permaneció atrapada en la vivienda] y que el imputado le quitó el pasaporte para que esta no pudiera abandonar la Isla. Los investigadores de la UFAM tratan de aclarar en qué circunstancias se produjo su llegada [si había alguna relación sentimental entre ellos] y qué motivó las supuestas amenazas e intimidaciones con un machete de los que se utilizan para cortar plátanos que expuso la víctima.

Un guion ‘hitchcockiano’

Si no fuera por la gravedad y realismo de los sucesos denunciados ante los policías locales que se hicieron cargo de este servicio, el guión de los sucesos acaecidos en Tejina tendría el suspense de las producciones que llevan la firma de Alfred Hitchcock. El problema es que, en base a lo expuesto en las diligencias policiales remitidas al juzgado, la realidad supera con creces a la ficción. No hay denuncias anteriores al martes, día en el que una vecina del núcleo costero lagunero se encontró unas notas en la calle -en una zona conocida como Camino de Jóver– en la que una mujer solicitaba ayuda porque se encontraba retenida en contra de su voluntad. En los trozos de papel también se hacía referencia al hecho de que su vida estaba en peligro. Según consta en el informe, al parecer ésta manifestó que estaba siendo amenazada por un hombre que la mantenía retenida en contra de su voluntad. Éste fue el mensaje que la vecina trasladó a la sala del 1-1-2.

«Se activaron dos patrullas que estaban en la zona y otra que bajó desde La Laguna», comenta el inspector Javier López en referencia a una situación de peligro que la denunciante no dejó pasar. «La mujer percibió que era algo real y contactó con los recursos de emergencias... Hasta ahora nunca me había tenido que enfrentar a una situación parecida, pero en este caso se logró que a partir de una colaboración ciudadana se pudiera impedir que la cosa fuera a mayores», precisa sobre la denuncia anónima.

El inspector López cree que «es importante contar con la complicidad de los vecinos y que ellos vean que hay una respuesta policial... En este tipo de casos hay un número al que se puede recurrir bajo el anonimato que no deja huella (016)», reitera sobre el inicio de unas pesquisas que llevaron a los policías hasta el exterior de un inmueble en el que aparecieron las notas. «No consta que hubieran aparecido otras en los días anteriores, nosotros actuamos cuando recibimos la llamada de la vecina», aclara sobre un servicio que finalmente se saldó con la localización de la vivienda, la identificación del detenido y la confirmación de la mujer que denunció que era víctima de un caso de violencia de género. «Hay que denunciar», incide López, «dar el aviso a los cuerpos policiales cuando haya indicios de que algo raro está ocurriendo porque es la mejor manera de evitar una situación más dolorosa. En este caso, al margen de la rapidez con la que actuaron los recursos policiales, lo importante fue la implicación vecinal y el hecho de que se pudo localizar a la mujer en buenas condiciones. La investigación sigue su curso, pero ya es algo que le corresponde a los especialistas de la Policía Nacional», dijo.