Suscríbete Caso Abierto - eldia.es

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncia por violación

Las cámaras acorralan a Dani Alves: el encierro del jugador y la víctima en el baño de la discoteca duró unos 15 minutos

Las imágenes y los testigos no coinciden con ninguna de las versiones que ha dado el futbolista

Las cámaras de la discoteca muestran que Alves estuvo 15 minutos en el baño con la chica

Las cámaras de la discoteca muestran que Alves estuvo 15 minutos en el baño con la chica Vídeo: AGENCIA ATLAS

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Las cámaras de la discoteca muestran que Alves estuvo 15 minutos en el baño con la chica J. G. Albalat

En la causa judicial por violación abierta contra el futbolista Dani Alves, en prisión preventiva en el centro penitenciario de Brians, se tendrán en cuenta las declaraciones que el acusado ha hecho en sede judicial, durante la fase de instrucción, y también lo que explique el día que se siente en el banquillo de acusados, en el caso de que se celebre el juicio. Sin embargo, ha restado credibilidad al exjugador del F. C. Barcelona un vídeo que, sin estar obligado a ello, envió al programa ‘Y ahora Sonsoles’, de Antena 3, en el que da una versión de los hechos que no cuadra con las grabaciones de las cámaras de seguridad de la discoteca Sutton, que, entre otras cosas, recogen que él y la denunciante permanecieron encerrados en el baño alrededor de quince minutos. 

En la grabación enviada a la televisión, Alves reconoció que la noche del 30 de diciembre estuvo en la discoteca Sutton de Barcelona. Después decía esto: “Cuando uno elige ir al baño no tienes que preguntar quién está en él. Lo siento mucho, pero no sé quién es esa señorita. No sé su nombre, no la conozco, no la vi otra vez en mi vida. En estos años nunca he invadido el espacio de alguien sin su autorización. ¿Cómo le voy a hacer eso a una mujer o una chica? No, por Dios. Ya basta. Sobre todo porque están haciendo daño a los míos, porque saben quién soy”.

El jugador ha ido cambiado de versión pero la mujer ha explicado lo mismo ante los policías y la jueza con un relato al que, a diferencia de lo que sucede con el del futbolista, ambos dan credibilidad

decoration

Las cámaras

De esas palabras se desprende que, según su versión, aquella noche, en la sala VIP de la discoteca de la calle de Tuset, Alves abrió la puerta del baño y, accidentalmente, se encontró con la víctima en el interior. Según las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, las grabaciones de las cámaras de seguridad de la discoteca Sutton, decisivas en esta investigación de la Unitat Central d’Agressions Sexuals (UCAS) de los Mossos d’Esquadra, no concuerdan con ese relato y, además, muestran que Alves y la víctima estuvieron dentro de ese baño alrededor de un cuarto de hora, un intervalo de tiempo incompatible con lo relatado en el vídeo y que obligó a Alves a dar otra versión ante la jueza de instrucción número 15 de Barcelona. 

Cambio de versión

Alves, interrogado por esta jueza, por la Fiscalía y por la acusación particular, cambió lo que había manifestado públicamente a través de ese vídeo y ya no dijo que no conocía a la víctima ni que no hubiera ocurrido nada en el interior de ese baño. Lo que ahora mantiene Alves, sin que la jueza llegara a creérselo, es que lo que ocurrió entre ambos fue consentido. 

Pero las grabaciones, que han sido analizadas pormenorizadamente por la UCAS, y los testigos recogidos –entre los que se hallan las amigas de la víctima que se encontraban con ella esa noche o el camarero al que Alves envió para que se acercaran a su mesa– no coinciden con ninguna de las versiones que ha dado el exfutbolista33. Ni la que envió a la televisión para decir que la joven mentía y que se había encontrado con ella casualmente en el baño de los hechos, ni la que mantuvo en el Juzgado de Instrucción y que tampoco responde a la secuencia de hechos captadas por las cámaras.

La víctima renuncia a la indemnización

La víctima, que ha renunciado a ser indemnizada económicamente por estos hechos y persigue únicamente con su denuncia que se haga justicia, según las fuentes consultadas por este diario, ha explicado siempre lo mismo: mantuvo la misma versión de los hechos en su declaración ante los Mossos d’Esquadra -dos días después de la supuesta agresión- y este viernes en sede judicial. Su explicación, además, sí encaja con las cámaras de seguridad y, también, con los indicios de lo que pudo suceder en el interior del baño durante 15 minutos.

Según la víctima, Alves, a través de un camarero de Sutton, la había invitado a ella y a las dos amigas con las que se encontraba esa noche a sentarse en su mesa de la zona VIP. Envió al camarero dos veces y ellas aceparon reunirse con Alves a la segunda. En cuanto se sentaron con él, Alves, que también estaba con un amigo, comenzó a tontear con las tres, acercándose mucho a ellas. 

La joven, de 23 años, explicó a los Mossos que el jugador se colocó detrás de ella, le dijo cosas que no entendió porque posiblemente eran en portugués, le agarró la mano con fuerza y la puso sobre sus partes, un gesto que ella rechazó. Fue entonces cuando Alves insistió mucho para que le siguiera a través de una puerta, que conducía al baño en cuyo interior, sin cámaras, y según la denuncia de la mujer, el futbolista la abofeteó y violó.

Compartir el artículo

stats