La Policía Nacional ha desmantelado en Madrid una banda de estafadores que presuntamente defraudaron un total de 6 millones de euros a unas 140 personas que figuraban en listas de morosos y que pagaron para desaparecer de las mismas una vez cumplimentaron sus deudas.

Han sido detenidos 17 supuestos integrantes del entramado, que estaba asentado en España y Colombia, ha informado este miércoles la Dirección General de la Policía.

La organización estafaba a personas dadas de alta en ficheros de morosidad mediante el empleo de números de tarificación adicional, es decir, aquellos cuyo coste de llamada es superior al de cualquier otro de la red telefónica.

Las víctimas, que ya habían pagado sus deudas, llamaban a esos teléfonos que se anunciaban para gestionar bajas en las listas de morosos. La llamada tenía un coste de 1,57 euros por minuto.

Según han constatado los investigadores, hubo personas que realizaron hasta cinco llamadas de 30 minutos, lo que les supuso un perjuicio de unos 200 euros.

Uno de los objetivos de los integrantes del entramado era alargar las llamadas todo lo posible, para lo que los líderes de la organización repartían manuales con instrucciones entre el resto de miembros.

La investigación policial se inició a finales de octubre de 2019, cuando identificaron en España una serie de redes dedicadas a publicitar servicios fraudulentos de gestión de los derechos de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición (ARCO) de los consumidores en distintas listas de morosidad.

Los investigados operaban como intermediarios entre personas incluidas en esos ficheros y la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (ASNEF), entidad estatal que ofrece esos servicios de forma gratuita.

Para publicitarse, los estafadores pagaron en torno a 1,5 millones de euros para posicionar sus páginas web en Google, lo que les permitió situarse por encima de la web oficial de la ASNEF.

La organización tenía sus centros de operaciones en España y Colombia. Finalmente, la Policía detuvo a 17 personas en Madrid, donde se realizaron seis registros, la mitad en la capital y el resto en la localidad de Valdemoro.

Además, se intervinieron 12 cuentas bancarias y se decretó el cierre de seis páginas web.