Suscríbete Caso Abierto - eldia.es

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Es Trenc

Ratifican la condena a un hombre por mutilar con su lancha a dos bañistas en Mallorca

La sentencia precisa que el patrón prescindió "de las normas mínimas reguladoras de la navegación"

El patrón de la embarcación durante el juicio celebrado en los Juzgados de Vía Alemania. L. MARINA

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma ratifica en todos sus extremos la sentencia contra el patrón de una lancha que causó graves amputaciones a dos bañistas alemanes en es Trenc. La resolución precisa que el patrón, condenado por el Juzgado de lo Penal número cuatro de Palma a dos años de prisión y a indemnizar a las víctimas con 1,8 millones de euros, prescindió "de toda cautela y de las normas mínimas reguladoras de la navegación".

Los hechos por los que el patrón de la embarcación ha sido condenado por dos delitos de lesiones con pérdida de miembro principal causado por imprudencia grave tuvieron lugar sobre las siete y media de la tarde del 27 de julio de 2018 en la playa de es Trenc. El baño se tornó en gravísimas lesiones para dos jóvenes alemanes.

Dos jóvenes bañistas alemanes, de 20 y 26 años, se encontraban en un hidropropulsor seabob de color amarillo fluorescente. La resolución de la Audiencia, al igual que la sentencia del Juzgado de lo Penal número cuatro, indica que la lancha patroneada por Miguel Ángel R.B. navegaba a una velocidad de 20 y 22 nudos en una zona con una "elevada densidad de tráfico marítimo". En la parte posterior de la embarcación iba su esposa, la exsenadora y exalcaldesa de Felanitx Catalina Soler.

La sentencia resalta que el patrón de la lancha era un "navegante experimentado" y que "conocía perfectamente la zona". Estas circunstancias, según el tribunal, habrían hecho que el patrón fuera consciente y hubiera hecho caso omiso a los peligros que pudiera acarrear esta navegación en este punto concreto.

La mar estaba rizada y los rayos solares también dificultaban la visibilidad. La lancha pasó a 56 metros de la popa de un velero sin reducir la velocidad. El patrón no se percató de la presencia de los dos bañistas alemanes en el agua y pasó sobre ellos. Al joven de 20 años, la hélice le amputó de manera inmediata su brazo derecho y a su amigo, de 26, le causó gravísimas lesiones en su pierna izquierda. De hecho, esta extremidad le tuvo que ser amputada en Son Espases.

Los denunciantes, asistidos por los letrados Jaime Tomás-Verdera y Manuel Ramos, plantearon durante la primera vista celebrada en el Juzgado de lo Penal cuatro que el comportamiento del patrón era constitutivo de dos delitos de lesiones por imprudencia grave. Tanto esta instancia como la Audiencia de Palma respaldaron su versión de lo ocurrido y este última rechazó el recurso del procesado por una supuesta falta de motivación del fallo judicial.

Compartir el artículo

stats