Suscríbete Caso Abierto - eldia.es

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acoso escolar

La respuesta de la tutora a la alerta de la niña que se intentó suicidar en Zaragoza: "No es ‘bullying’ ni ‘bulan’"

Sus padres tienen pruebas que acreditan que hubo "negligencia" por minimizar las alertas

La respuesta de la tutora a la alerta de la niña que se intentó suicidar en Zaragoza.

Dos frases tienen grabadas a fuego los padres de Saray de lo sucedido con su hija, la niña que se intentó quitar la vida el pasado viernes, tal y como adelantó El Periódico de Aragón, tirándose por el balcón de su domicilio familiar cuando se encontraba sola. La más dura de esas frases es la que según los progenitores le dedicó la propia tutora del colegio Agustín Gericó cuando ella le alertó del supuesto acoso escolar que estaba sufriendo: "Le dijo a Saray, literalmente, esto no es bullying ni 'bulan', restándole importancia a lo que había pasado".

Según afirmaron ellos en declaraciones a este diario es lo que le respondió la profesora en uno de los múltiples mensajes de alerta de su alumna, por los insultos y agresiones que aseguraba estar sufriendo por parte de otras compañeras de curso. Estas iban a otra clase, pero cada recreo podía convertirse en un infierno, apostillan.

"Aquí el 'bullying' no se ha visto ni se verá, por lo menos en mi clase ni en ninguna de Primaria, y de Secundaria tampoco porque lo llevamos muy trabajado los profesores"

decoration

Ahora, después de lo ocurrido la semana pasada tras repetirse lo mismo cuando solo se llevaban transcurridos dos días del nuevo curso, ella repitiendo en 4º de Primaria y sus presuntas verdugas ya en 5ª, cobran una importancia "fundamental" en la denuncia que están preparando para interponerla lo antes posible. La directora del centro, por su parte, el martes no quiso atender a El Periódico de Aragón.

La otra frase que ha marcado este proceso, también de la tutora al comunicarle lo que le había pasado ese día de clase, es que "aquí el bullying no se ha visto ni se verá, por lo menos en mi clase ni en ninguna de Primaria, y de Secundaria tampoco porque lo llevamos muy trabajado los profesores". Y que les decía que estas cosas se lo dijeran "en el momento, que nunca espere a llegar a casa a contárselo a usted". "Aquí el bullying lo controlo yo, nos decía", añadieron.

Otras fuentes próximas a la investigación aseguraron que "existen múltiples pruebas de cómo se intentó minimizar el problema que se estaba produciendo y que ella decidió poner en conocimiento de su tutora, audios y mensajes en el móvil". Además, la Policía también se quedó los teléfonos para saber si estaba sufriendo ciberacoso a través de canales habituales de comunicación fuera del aula.

Posibles delitos

Para el caso que ahora ocupa y preocupa a la comunidad educativa, son muchas las cuestiones que se están poniendo sobre la mesa y que, seguramente, formarán parte de la investigación o de la propia denuncia.

La Policía también se quedó los teléfonos para saber si estaba sufriendo ciberacoso a través de canales habituales de comunicación fuera del aula

decoration

Según ha podido saber El Periódico de Aragón por esas fuentes consultadas, esa denuncia pasaría por el supuesto delito de comisión por omisión, tipificado en el artículo 11 del Código Penal. Una actuación "como mínimo negligente por varias cuestiones", añadieron, "en primer lugar porque nunca se activó desde el centro el protocolo de un posible caso de acoso escolar, algo que los padres aseguran tener probado por sus numerosas alertas a la profesora y que están obligados a activar ante cualquier sospecha, aunque luego pueda quedar en nada". Pues bien, no se hizo en el caso de esta niña de 10 años, aseveran los padres de Saray, que también lamentan que "nunca fueron recibidos por la directora del centro".

Todos los documentos que se están recabando formarán parte de esa investigación y, en este sentido, serán parte fundamental de la denuncia esos audios que dicen tener en su poder y que en su opinión minimizan en todo momento los hechos que la niña ponía en su conocimiento. Según esas fuentes próximas al caso consultadas por este diario, en algún caso "admite que ha sufrido un ataque que no tenía por qué hacerle" otra alumna, pero que lo zanja diciendo: "Hablaré con ella porque si se lo digo a sus padres... le cae una gorda".

Al parecer, en esos audios, la tutora les pedía que confiaran en ella porque lo iba a "arreglar", en la misma respuesta a una alerta por lo ocurrido ese día en el colegio en el que achacaba esa agresión a que otra niña le tenía "un poco de envidieta"

decoration

"Está prohibido callarse, lo bueno y lo malo", también le dijo, al parecer, en esos audios, en los que también les llamaba a la calma a los padres pidiéndoles que confiaran en ella porque lo iba a "arreglar", en la misma respuesta a una alerta por lo ocurrido ese día en el colegio en el que achacaba esa agresión a que otra niña le tenía "un poco de envidieta".

Comunicado del colegio - "Hemos velado por su integración"

El colegio Agustín Gericó emitió el martes un segundo comunicado, muy similar en el tono y en el contenido al que dio a conocer el pasado lunes, en el que asegura que, desde que la menor que sufrió el intento de suicidio se escolarizó en el colegio el pasado enero, "el conjunto de profesores, y especialmente su tutora, han velado por su mejor integracióny hemos prestado la ayuda necesaria para que pudiera adaptarse al sistema educativo español".

En el citado escrito, el centro muestra su "disposición" a colaborar con los órganos encargados de la investigación y solicita "prudencia y respeto" a la hora de abordar la tentativa de suicidio de la alumna de 10 años que el pasado fin de semana se arrojó desde un tercer piso.

"Queremos pedir a todos prudencia y respeto para que los órganos que dirigen la investigación puedan realizar su trabajo y para que, dentro de lo posible, recuperemos el clima de serenidad necesario en todo comienzo de curso", agrega la nota.

Además, los responsables del centro educativo, expresan su "apoyo" a la familia "en estos momentos difíciles" y desean su "pronta recuperación". Por otro lado, subrayan que harán todo lo que está en sus manos para "esclarecer los hechos cuanto antes" con el fin de "tomar todas las medidas que sean necesarias".

"No escatimamos esfuerzos para esclarecer lo sucedido y seguiremos tomando las medidas precisas que favorezcan una cultura del cuidado", prosigue el comunicado, que insiste en que el compromiso del colegio "es y siempre ha sido erradicar cualquier actuación, del tipo que sea, que atente contra nuestros alumnos y alumnas, así como buscar su bienestar".

Asimismo, la dirección del colegio se pone a disposición de las familias y de la comunidad educativa "para lo que puedan necesitar". "Hemos puesto a su servicio el Departamento de Orientación. En otro de sus apartados, el escrito de la dirección señala que colabora con el Servicio Provincial de Educación y con el Grupo de Menores de la Policía. 

Saray está viva y es lo más importante ahora para sus padres, ya que pese a la caída de más de diez metros sufrida el pasado viernes, finalmente solo se rompió la cadera y se provocó una fisura en el tobillo izquierdo. Ella sigue recuperándose en el hospital, junto a sus progenitores, Katya y Carlos, mientras se elabora la denuncia que en breve se interpondrá en la Jefatura Superior de Policía.

Han decidido esperar, pedir información al Departamento de Educación y ponerse a disposición de la Policía Nacional que sigue con la investigación. Y llegar "hasta el final para que no le pase nunca más a ningún niño lo que ha sufrido Saray". Ella solo es una niña de 10 años que decidió de la manera más drástica no revivir más lo del curso pasado y dejar una nota de despedida en el salón de su casa de "solo diez palabras" en las que solo decía eso, adiós.

Compartir el artículo

stats