Suscríbete

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre se deja dentro las llaves

Salvan la vida a una bebé encerrada en un coche al sol en Castellón por un olvido

La policía rompe la ventanilla con una maza para sacar a la niña, de 5 meses

Efectivos de la Policía Nacional fueron alertados por la madre, que estaba muy angustiada por lo sucedido. Gabriel Utiel Blanco

Una bebé de tan solo cinco meses se encuentra sana y salva gracias a la rápida actuación de la Policía Nacional, que le salvó la vida el pasado viernes por la tarde, en las fiestas de Sant Pere del Grau, en Castellón. La madre de la pequeña olvidó las llaves del vehículo en el interior del mismo y el cierre centralizado se bloqueó, quedando la niña encerrada al sol, llorando y a una elevadísima temperatura.

La progenitora intentó abrir el turismo, estacionado en la calle Tripulantes de la Mar --junto al puerto pesquero--, por todos los medios. Viendo que le era imposible acceder a su bebé, avisó a una patrulla que se encontraba por la zona, realizando labores de prevención de robos y hurtos. La madre, muy alterada y angustiada, contó a los agentes que el coche había estado aparcado al sol y completamente cerrado, comprobando los agentes que la pequeña estaba totalmente sudada y no paraba de llorar.

La dueña del vehículo, vecina de Castellón, le dijo a los policías que el juego de llaves de repuesto se encontraba en su domicilio, pero los efectivos descartaron la opción de ir a buscarlas por la tardanza que supondría y el riesgo para la integridad de la bebé.

Los agentes, viendo que la vida de la pequeña corría peligro, decidieron romper la ventanilla del conductor con una maza del vehículo policial. Uno de los policías desbloqueó el cierre, cogió a la niña y se la entregó a su madre.

Asimismo, se alertó a los servicios sanitarios, puesto que la bebé presentaba una elevada temperatura corporal y no dejaba de llorar. Estando a la espera de la llegada de una ambulancia, la niña comenzó a mejorar y detuvo su llanto, por lo que se consideró que la asistencia médica ya no era necesaria. La madre dijo a los policías que vigilaría el estado de la bebé y que ante cualquier anomalía, la trasladaría a un centro médico.

La progenitora se mostró muy agradecida con los agentes por haber salvado la vida de su hija.

Invernadero

Los expertos recuerdan que un coche expuesto al sol en una jornada de calor se convierte en una especie de invernadero. En un día con una temperatura de 36ºC, el interior de un coche de color oscuro con las puertas y ventanillas cerradas puede superar los 60 grados en apenas un cuarto de hora. Tal circunstancia lleva a que la temperatura corporal de un niño de corta edad aumente de los 35-37ºC habituales hasta los 42 o 43. Esta hipertermia, llamada coloquialmente golpe de calor, puede causar la muerte del pequeño en menos de una hora. La Asociación Española de Pediatría señala que, debido a que su reserva de agua es menor, su temperatura corporal sube entre tres y cinco veces más rápido.

Compartir el artículo

stats