Suscríbete

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Dos años de cárcel por consumir miles de archivos de pornografía infantil en Castellón

Dijo arrepentirse de guardar los 3.000 vídeos y fotos y se escudó en su «soledad»

Imagen del ya condenado, un castellonense de 36 años, durante el juicio en la Audiencia la pasada semana. / JACOB ESTUPIÑÁ MORALES

La Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a dos años de prisión al hombre de 36 años que la pasada semana se sentó en el banquillo de los acusados para responder ante el tribunal de la Sección Primera por un delito de corrupción de menores en la modalidad de tenencia y divulgación de pornografía infantil. El procesado reconoció, a preguntas del fiscal, haber consumido archivos pedófilos que descargaba de internet, aunque se escudó en que se sentía "solo" para justificar su conducta.

El Ministerio Público pedía una pena bastante más elevada de la impuesta por los magistrados --concretamente, ocho años--, pero la Audiencia establece en la sentencia a la que ha tenido acceso este diario que "no queda probado que el material fuera difundido, ni que se descargase a través de una aplicación que comparte mientras descarga, como e-mule o Ares". Y es que la Fiscalía acusaba al investigado de descargar de internet archivos pedófilos --algunos de ellos protagonizados por niños de muy corta edad, de entre uno y tres años--. 

La defensa, ejercida por el letrado José Herrero, solicitará la suspensión de la pena privativa de libertad al no contar el condenado con antecedentes. Los magistrados decidirán sobre este asunto en ejecución de sentencia.

Además de la pena de cárcel, el tribunal le impone al sentenciado tres años más de libertad vigilada y la prohibición durante cinco de realizar cualquier actividad con menores de edad. 

El ya condenado dijo durante la vista oral que era "un solitario" y que la pornografía infantil había sido "un refugio, una vía de escape", aduciendo que estaba "muy presionado en el trabajo".

Al juicio fueron llamados a declarar como testigos y peritos varios policías nacionales que intervinieron en la entrada y registro de la vivienda y también examinaron los dispositivos electrónicos incautados al castellonense. "Eran centenares de archivos", dijo uno de los investigadores, quien recordó que el procesado facilitó la labor policial. Este mismo agente comentó que los archivos tenían referencias a la edad de los menores que aparecían y, preguntado por el fiscal, incidió en que no había duda de que eran niños.

Uno de los investigadores hizo mención en el juicio a que en una cuenta de correo electrónico del condenado se había encontrado un email en el que se hacía mención explícita imágenes de menores de 13 o 15 años. Sin embargo, otro de los agentes, llamado a declarar como perito puntualizó que no constan 2programas de intercambio de archivos".

La Audiencia deberá decidir ahora si el condenado va a prisión o si suspenden la pena a condición de que no delinca.

Compartir el artículo

stats