Suscríbete

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuga de gas

Un generador pudo provocar la letal fuga de gas en una vivienda en Asturias

El empresario Eduardo Suárez Colunga, de 48 años, fue hallado sin vida en la casa familiar de La Mata tras inhalar el gas, que pudo producirse en un generador | La madre, de 41 años, y los niños, de 9 y 11 años, se encuentran graves y fueron derivados de urgencia a Santander para ser tratados en la cámara hiperbárica

Un hombre ha fallecido y su esposa e hijos están graves por inhalación de gas en su vivienda de Asturias

Tragedia en Grado (Asturias) por una intoxicación de gas.

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Tragedia en Grado (Asturias) por una intoxicación de gas. J. A. A. / S. G. / A. P.

Domingo de luto en Grado (Asturias). El día del tradicional mercado dominical se tiñó de negro ante el fallecimiento del conocido empresario moscón Eduardo Suárez Colunga, de 48 años, que perdió la vida tras una intoxicación por gas de monóxido de carbono. Su mujer, C. L-A. F., de 41 años, y sus dos hijos, A.S. L-A. y E. S. L-A., de 11 y 9 años, están hospitalizados y graves. El accidente se atribuye a priori a una mala combustión en un generador auxiliar ubicado en la planta baja de la vivienda familiar, sita en la localidad de La Mata. Los tres heridos permanecen ingresados en la cámara hiperbárica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander (Cantabria), a donde fueron derivados tras llegar en UVI móvil al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

La familia es muy conocida en Grado. Suárez pertenece a la saga familiar de la compañía de alquiler de maquinaria de construcción y obra civil “Las Dos Vías” y de la bodega de producción de vino de la Denominación de Origen Protegida (DOP) León Asturleonesa de Vinos, que comercializan bajo la marca “Vides”. La mujer herida forma parte de otra empresa familiar, en este caso la de producción de galletas “La Triunfante”. Son personas, además, muy queridas y apreciadas por la sociedad moscona, impactada y conmocionada por lo acontecido.

La voz de alarma la dio por la mañana un vecino y amigo de la familia tras echarlos en falta pues, la noche anterior, tras pasar el día en la celebración de una comunión, habían quedado para verse. La premura con la que este allegado se alarmó fue trascendental, al evitar una tragedia mayor. Al advertir que la casa estaba cerrada a cal y canto y que nadie respondía a las llamadas ni al timbre, dio aviso a un familiar, quien acudió hasta el hogar, ubicado en el área de La Granja. En el interior hallaron el cuerpo del fallecido, que no respondía, en un pasillo; y a la mujer, la niña y el niño, aún vivos, en otras estancias de la vivienda. Todos ellos tenían el pijama puesto, lo que hace indicar que se llegaron a acostar tras regresar a casa en torno a la medianoche después de la fiesta de comunión a la que habían asistido.

De inmediato, llamaron al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (Sepa). Eran las 11.56 horas. Al mismo tiempo, los familiares alertaron al cuartel de la Guardia Civil de Grado, que rápidamente llegó al lugar de los hechos. También una ambulancia del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) del centro de salud de la villa moscona que, al llegar, solicitó el apoyo de tres UVI móviles para tratar a los tres miembros de la familia afectados por la intoxicación de gas.

Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (Sepa) actuaron para comprobar el inmueble ante la sospecha de que se trataba de una fuga de monóxido. Se desplazaron desde el parque de Grado, ubicado a escasos 500 metros de la casa, y detectaron con el explosímetro una concentración muy elevada de monóxido de carbono en el inmueble.

Durante la intervención de emergencias se vivieron momentos dramáticos ya que los sanitarios desplegados hicieron todos los esfuerzos posibles para luchar por la vida de la mujer, que llegó a entrar en parada y fue reanimada, y los niños. Todos ellos fueron trasladados en UVI móvil al HUCA con soporte respiratorio en torno a las 14.30 horas. En el centro hospitalario asturiano fueron atendidos en Urgencias que, ante la gravedad de su estado, decidió derivarlos en helicóptero al hospital cántabro de Valdecilla, donde disponen de una cámara hiperbárica específica para el tratamiento de intoxicaciones por monóxido. La situación más grave es la de la madre, que permanecía ayer intubada y en coma inducido. A los dos niños se les consiguió estabilizar en mayor medida, aunque su estado también era muy grave y sin pronóstico claro. Los tres presentaban altas dosis de monóxido en su organismo.

A medida que el suceso se fue dando a conocer, los amigos de la familia se acercaron hasta La Mata ante la incredulidad de lo sucedido y con la intención de prestar la ayuda que fuese necesaria. También los trabajadores de la empresa de la familia de Eduardo Suárez, que, completamente impactados y entre sollozos, no podían articular palabra. El trágico accidente ha dejado desolados asimismo a los vecinos de La Mata, donde la familia vivía desde hace más de cinco años en una vivienda que habían construido con ilusión para echar raíces a su proyecto familiar junto a sus dos hijos: la niña, de 11 años; y el niño, de 9. “Es horrible, estamos todos muy tristes porque son una familia ejemplar; y las familias de ambos, divinas. Son gente muy buena, de una convivencia fabulosa. Es tremendo, estamos que no lo podemos creer”, señala el presidente de la asociación de vecinos “Santo Dolfo” de La Mata, Francisco Alonso. Detalla también que, desde que llegaron al pueblo procedentes de la villa moscona, de donde son naturales, siempre se implicaron con el colectivo.

La familia se había echado a dormir tras haber ido a una fiesta de comunión el día anterior

decoration

“Eduardo era un hombre maravilloso, maravilloso, se incorporó a la asociación nada más llegar y colaboró siempre en todo”, añade el presidente de la asociación vecinal de La Mata. En el pueblo confían en que los médicos sean capaces de que su mujer y dos hijos se recuperen. “Ahora solo pedimos que ellos tres salgan adelante”, añade Alonso.

Además de en La Mata, que se encuentra al lado de la capital moscona, tan solo separada por el río Cubia, el accidente ha conmocionado a todo el municipio y en la villa moscona ha sido un golpe tremendo, pues tanto las víctimas como sus familias son muy queridas. El matrimonio siempre ha participado de forma activa en la vida cultural y social de Grado: “Están muy implicados”.

Suárez era miembro de la asociación “La Báscula del Ferreiro”, en la que un grupo de amigos y vecinos de La Mata diseñan cada año una original carroza para las fiestas de Santiago y Santa Ana, los días 25 y 26 de julio. Un colectivo que siempre se ha implicado en todos los eventos y celebraciones de la villa moscona. “La Báscula del Ferreiro” es una de las peñas más animadas de la tradicional comida en la calle de las fiestas locales.

Al igual que el fallecido, su mujer también es una persona muy implicada en la vida cultural del municipio. De hecho, es miembro de la cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la parroquia de San Pedro, colectivo que se encarga cada año de la organización de la Semana Santa moscona. Y es parte del consejo escolar del colegio público Virgen del Fresno, donde cursan Primaria los dos niños heridos.

La pronta alarma de un allegado por la mañana, clave para hallar aún con vida a los supervivientes

decoration

La directora del centro educativo, Paraíso Álvarez, se mostró ayer abatida por lo acontecido. “Es una tragedia mayúscula, no hay palabras para expresarlo. Cada vez que lo pienso es peor”, afirma. Además, concreta que el matrimonio es un gran colaborador de la comunidad educativa, ayudando siempre en la organización de cualquier actividad. “Estamos esperando que salga todo bien porque con lo que pasó ya tienen bastante”, apunta la directora.

Ha sido tal el impacto del accidente en Grado que todo el mundo está devastado. Los vecinos están muy apenados pues la pareja es muy querida, así como sus familias muy populares por su actividad empresarial y por ser, como reconocen sus allegados, “grandes personas todos”. Un sentir que refleja el alcalde Grado, José Luis Trabanco, quien reconoce que el día de ayer “es uno de los momentos más duros que me ha tocado vivir como alcalde, es algo que nunca quieres pasar. Son momentos muy dolorosos y difíciles; sobre todo, para la familia, y debemos estar con ellos”, afirmó.

El accidente se produjo a causa del monóxido de carbono, un gas letal y silencioso, pues es imperceptible a través de los sentidos, que se genera por malas combustiones, como la que pudo producirse en el generador auxiliar de electricidad que tenían en la casa.

Compartir el artículo

stats