Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

"Mientras uno me sujetaba, el otro me rajó el cuello con un cúter"

La Audiencia juzga a dos hermanos por intentar matar a un excompañero de trabajo que defendió a su jefa en una discusión por el finiquito - La fiscalía reclama siete años de cárcel para cada uno de los acusados

Los dos acusados, hoy durante el juicio en la Audiencia.

Los dos acusados, hoy durante el juicio en la Audiencia.

La Audiencia Provincial ha juzgado hoy a dos hermanos por degollar con un cúter a un excompañero de trabajo durante una trifulca por el finiquito en Manacor. La víctima, que sufrió un gran corte en el cuello, ha explicado al tribunal que los dos procesados participaron en la agresión. "Mientras uno me sujetaba las dos manos por la espalda, el otro me cortó con el cúter. Si no se llega a partir la hoja, me mata", ha explicado el hombre. Según su versión, fue atacado cuando salió en defensa de su jefa, a la que habían amenazado con matar a sus hijos y prender fuego al negocio. El presunto autor material de la agresión ha admitido que esgrimió el arma pero que fue la víctima quien se la clavó al abalanzarse sobre él. "Solo quería asustarle", ha dicho. El otro ha negado haber participado. La fiscalía reclama siete años de cárcel para cada uno de los hermanos por un delito de intento de homicidio.

Los hechos ocurrieron el 13 de diciembre de 2018 por la tarde en un negocio de lavado de coches. Cuatro días antes, uno de los acusados había sido despedido y reclamaba a su jefe que le pagara el finiquito. Aquel día, el extrabajador y su hermano, marroquíes de 28 y 30 años, se presentaron allí para reclamar la deuda. Cuando la mujer del propietario del negocio llegó, los dos acusados comenzaron a amenazarla, según han explicado varios testigos. "Uno de le dijo que iba a matar a sus hijos y a pegar fuego al lavadero", ha contado el empleado que fue atacado. "Yo les reprendí. Estaban abusando de una mujer y les dije que lo arreglaran entre hombres", ha explicado. Según su relato, uno de los hermanos le pegó un puñetazo en la mandíbula. "Intenté defenderme, pero uno de ellos me aguantó las dos manos por la espalda y el otro me hizo un corte en el cuello con el cúter. Si no llega a partir la hoja, me mata", ha contado la víctima, de 58 años.

Imagen del corte que sufrió la víctima en el cuello. /CNP/GC

El hombre sufrió una herida de 15 centímetros de longitud y tuvo que recibir varios puntos de sutura. La forense que lo examinó ha explicado que el ataque no afectó a ningún órgano vital y le ha dejado una gran cicatriz como secuela. La víctima ha negado haber atacado antes a sus agresores con un palo, hechos por los que la fiscalía pide para él una multa de 720 euros por dos delitos leves de lesiones.

La encargada del negocio ha ratificado que sufrió graves amenazas de muerte por parte de los dos acusados. Ha explicado que vio como uno de ellos propinaba un puñetazo en la cara al perjudicado, lo que provocó una pelea. "Fui a buscar a otro trabajador y al salir vi que [la víctima] tenía un tajo en el cuello", ha explicado.

Los dos sospechosos, por su parte, han negado que intentaran matar a su excompañero. El supuesto autor del corte ha reconocido que durante la riña esgrimió un cúter y lo blandió ante la víctima. "Mi hermano no estaba sujetándole. Yo llevaba el cúter para asustarle y él se tiró hacia mí", ha afirmado. "No sé si le di o si es una mentira suya", ha dicho sobre la herida en el cuello del perjudicado. El otro procesado ha negado haber agarrado al hombre. "Yo solo los separé. No vi si mi hermano le cortaba en el cuello ni sé cómo se causó la herida", ha declarado. Ambos han afirmado que la víctima les atacó con un palo, que lograron arrebatarle, durante la riña.

Compartir el artículo

stats