Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigado en Candelaria por intentar envevenar a una colonia de gatos

La Policía Local denunció a un varón de 56 años, tras ser detectado y retenido por varios vecinos | Los agentes intervinieron recipientes con lejía y comida contaminada

Imagen de archivo de una colonia de gatos.

Imagen de archivo de una colonia de gatos. E. D.

Miembros de la Policía Local de Candelaria identificaron y pusieron a disposición judicial a un hombre de 56 años de edad como presunto autor del intento de envenenamiento de una colonia de gatos.

El mencionado individuo, que es natural y reside en el mencionado municipio del Sureste de Tenerife, fue sorprendido por varios vecinos cuando presuntamente vertía lejía en el agua que iban a beber los citados animales. Y lo mismo hizo con pienso impregnado en lejía que depositaba en los comederos de los referidos felinos.

En base al trabajo que realizaron los agentes municipales, dicho varón no solo trató de matar a los gatos en la zona del casco urbano de Candelaria, sino que también vertió lejía en diversas terrazas privadas, supuestamente con la intención de acabar con la vida de varias mascotas de los residentes en tales inmuebles.

Las áreas de actuación del hombre ahora denunciado son la calle Nivaria, en la zona de El Pozo; en la calle La Puntita, así como en la calle Neptuno, según explicaron fuentes vecinales.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves. Los policías locales acudieron al lugar en el que el individuo permanecía retenido por varios ciudadanos. En principio, fue acusado de un delito de maltrato animal.

Los funcionarios del cuerpo de seguridad municipal recogieron muestras del líquido que portaba el hombre ahora investigado y las remitieron al Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses de Canarias, con el objetivo de confirmar que el producto es lejía.

Los agentes municipales están a la espera de los resultados, que serán enviados al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción que se hallaba en funciones de Guardia la pasada semana en el partido judicial de Güímar. En cualquier caso, el varón reconoció que portaba tal producto de limpieza y que su única intención era acabar con las decenas de gatos que habitan por los mencionados enclaves.

Además, ciudadanos y funcionarios retiraron los recipientes en los que se sospechaba que minutos antes el denunciado había vertido lejía.

Compartir el artículo

stats