El buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha regresado hoy sábado al puerto de Santa Cruz de Tenerife después de trece días consecutivos de rastreo en la zona donde el pasado jueves se encontró el cuerpo sin vida de Olivia y donde se busca a su hermana Anna y su padre Tomás Gimeno.

En las últimas horas el Ángeles Alvariño ha estado realizando labores de rastreo en una zona más próxima al Puerto Deportivo Marina Tenerife, donde Tomás Gimeno tenía atracada su lancha, la cual fue encontrada vacía y a la deriva el día después de que se produjera su desaparición junto a sus hijas.

Según las fuentes consultadas por este periódico, el buque ha regresado a puerto para resolver un problema técnico y abastecerse de agua y víveres. El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, informó ayer viernes de que la búsqueda de Anna y Tomás seguiría, al menos, hasta el próximo lunes y no descartó que estuviera más días si fuera necesario.