La Policía Nacional ha detenido en Gran Canaria a trece hombres y una mujer de entre 19 y 45 años acusados de ser los patrones de siete pateras llegadas a la isla, entre ellas la que transportaba a los mellizos Awa y Alhassane D., de 9 años, el último de los cuales falleció en el trayecto.

A los 14 se les atribuye un delito contra la derechos de los ciudadanos extranjeros, al que se suman en el caso de seis de ellos cargos por homicidio imprudente y, en el de tres, por pertenencia a organización criminal, según ha informado este miércoles en un comunicado la Dirección General de la Policía.

Todos los arrestados han sido identificados por los inmigrantes que trasladaban a bordo de las embarcaciones como los organizadores de los viajes y los encargados de gobernar las pateras arribadas recientemente a las costas de Gran Canaria.

En esas barquillas viajaban 237 personas, 26 de ellos menores de edad, "sin ningún tipo de medida de seguridad, chalecos salvavidas, comida o bebida", subraya la Policía.

Tres personas fallecieron durante la travesía a causa de las "paupérrimas condiciones del viaje", añade.

Uno de ellos era un menor de 9 años que viajaba con su madre y su hermana melliza, y cuyo cuerpo fue arrojado por la borda en mar abierto. La madre, una vez fue rescatada, trató de quitarse la vida lanzándose al mar, por lo que tuvo que ser trasladada a su llegada hasta un hospital de la isla en estado de shock, destaca la nota.

Estas pateras llegaron entre el 21 de diciembre y el 20 de enero a las costas de Gran Canaria.

Tras ser atendidos por miembros de Cruz Roja y comprobar que la mayoría de ellos se encontraba en buen estado de salud, fueron trasladados hasta una zona habilitada para su identificación.

En todos los casos, los inmigrantes manifestaron a su llegada que habían pagado entre 2.000 y 2.500 euros por viajero y que debían portar su propia comida y bebida para subsistir durante la travesía.

Además, confirmaron "la completa ausencia de medidas de seguridad, chalecos salvavidas, comida o bebida en las embarcaciones".

Los agentes de la Policía Nacional comenzaron entonces una investigación que permitió identificar plenamente a 14 de los integrantes de las embarcaciones como los organizadores de los viajes y encargados de gobernar las barcas.

Instruidos los correspondientes atestados policiales, todos los detenidos fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales competentes, quienes ordenaron el ingreso en prisión de trece de ellos.