La mujer detenida el 31 de diciembre por agentes de la Guardia Civil de Agüimes, en Gran Canaria, por presuntamente encerrar durante meses a un hombre, herirlo y robarle en su vivienda de Carrizal (Gran Canaria) se encuentra en libertad provisional con medida de alejamiento de la presunta víctima como presunta autora de un delito de lesiones, de otro de detención ilegal y de robo con violencia. La mujer que no mantenía una relación afectiva con el hombre le obligó a desvelar el código de su tarjeta bancaria, de la que ella hacía uso.

Así lo decidió el responsable del Juzgado de Instrucción Número 2 de Telde el pasado 2 de enero cuando la mujer pasó a disposición judicial, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

En cuanto a la víctima, también pasó a disposición judicial porque tenía la requisitoria de un juzgado de lo Penal para notificarle una resolución del pago de una multa, así como una citación para declarar en otro procedimiento "sin interés público".