Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un joven de 27 años, con antecedentes policiales, como presunto autor de dos robos con violencia cometidos en comercios de La Laguna, en los que consiguió apoderarse de la recaudación que había en las cajas registradoras.

Los hechos ocurrieron el pasado 7 de diciembre, cuando la Policía Nacional recibió una llamada al 091 comunicando que una persona había atracado un establecimiento comercial con un cuchillo de más de 20 centímetros, consiguiendo apoderarse de unos 180 euros de la caja y dándose posteriormente a la fuga.

Una patrulla policial que se personó en el lugar observó las imágenes de las cámaras de seguridad y pudo reconocer al autor de los hechos. Al conseguir identificarlo, se comprobó que residía a escasos 300 metros del establecimiento.

En ese momento se desarrolló un dispositivo en torno al domicilio en el que intervinieron dos dotaciones policiales. Tras una breve vigilancia, el presunto atracador salió de su casa y se procedió a su detención. Además, los agentes lograron encontrar el arma utilizada en los atracos.

Trasladado a dependencias policiales, al detenido le fue imputado otro robo cometido días antes en un establecimiento de hostelería donde, después de amenazar con un cuchillo de grandes dimensiones a la persona que lo regentaba y conseguir ésta salir para pedir ayuda, se apoderó de unos 500 euros que había en la caja. El detenido fue puesto a disposición de la autoridad judicial correspondiente, quien decretó su ingreso en prisión.

La Guardia Civil de La Orotava detuvo a un hombre y a una mujer, de 45 y 39 años de edad respectivamente, como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en un centro comercial de La Orotava. Tras acceder al interior del supermercado del centro comercial, los acusados presuntamente sustrajeron por la fuerza, forzando y fracturando los elementos de seguridad, dos terminales móviles valorados en 737, 99 euros, informa una nota de la Guardia Civil. Ambos acusados fueron interceptados por el personal de seguridad privada del centro comercial, quienes inmediatamente alertaron a la Guardia Civil.

En otro servicio, agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la misma unidad detuvieron a un varón de 54 años como presunto autor de un delito de hurto.

Los tres detenidos están a disposición de la autoridad judicial.