Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Unidad de Investigación de Carabinieri de Castello di Cisterna, coordinados a través de la red Enfast(Equipo de Búsqueda Activa de Fugitivos), desarticularon el clan de la camorra de Mariniello con las detenciones simultáneas de tres de sus componentes en Tenerife y otras cinco personas pertenecientes al citado grupo en Italia.

El cuerpo de seguridad español aportó al dispositivo dos agentes del Grupo de Fugitivos de la Brigada Central de Crimen Organizado, así como un mando del Grupo de Crimen Organizado de Tenerife. Los arrestos se desarrollaron en la mañana de ayer en el Sur de la Isla.

Los apresados en territorio español, tres individuos italianos, tenían en vigor una orden europea de detención y entrega (Oede) interpuesta por las autoridades de su país por delitos de pertenencia a organización criminal, extorsión y usura.

Las primeras pesquisas tuvieron lugar a finales del 2018, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de la posible presencia en España de varias personas pertenecientes a la organización criminal de la camorra de Mariniello. Este clan, con presencia muy fuerte y activa en los alrededores de Acerra (Nápoles), tenía como objetivo la comisión de una amplia variedad de delitos entre los que se encuentran las extorsiones y la usura.

Una vez avanzadas las investigaciones, los agentes lograron localizar e identificar a tres de los involucrados en Tenerife y, tras varias gestiones, se procedió a su detención en el transcurso de la mañana de ayer.

En el mismo momento y dentro de la citada operación, los agentes italianos llevaron a cabo la captura de otras cinco personas en Italia, lo que, según las fuentes oficiales, permitió la desarticulación con éxito del mencionado clan de los Mariniello. En parte gracias a su amplia colonia de ciudadanos italianos, Tenerife es uno de los lugares preferidos por mafiosos transalpinos para esconderse. En octubre del 2011, la Policía Nacional y la Guardia Civil arrestaron a 11 italianos en Adeje por blanqueo de capitales de los clanes Nuvoletta y Polverino en una operación dirigida por el juez Eloy Velasco.