27 de septiembre de 2020
27.09.2020
Nueva publicación

Viaje de una joven española al centro de una secta sexual en Perú

El libro 'Hagase tu voluntad' recoge la historia de Patricia Aguilar, que dejó su familia para seguir a un gurú que la explotó y abusó de ella

27.09.2020 | 12:35
La joven española Patricia Aguilar, con su bebé, cuando fue rescatada por la policía peruana en la selva de San Martín de Pangoa

"Me llamo Patricia Aguilar. Tengo 19 años y dicen que he estado en una secta". Así empieza el libro que cuenta la historia de una adolescente de Elche (Alicante) que dejó su casa y su familia para seguir los pasos de un gurú, Félix Steven Manrique, que la había convencido de que iban a repoblar el mundo. 'Hágase tu voluntad', escrito por la reportera de El Periódico de Catalunya Vanesa Lozano, cuenta cómo la joven española fue captada y seducida por internet, maltratada y esclavizada por el líder de la secta y rescatada por su familia y la policía peruana en plena selva, año y medio después.

En el 2015, Patricia, entonces una joven de 16 años, se metió en un foro de internet buscando respuestas a la traumática muerte de su tío, un hermano mayor para ella, y a algunos sueños extraños que tenía cuando conseguía dormir. En uno de esos foros echaba sus redes Félix Steven Manrique, que se ofreció a ser su guía espiritual. El tipo decía que había conocido al Dalai Lama, que había leído más de 5.000 libros...

Inquieta, inteligente, triste, enfadada con su familia, con el mundo y con Dios por la muerte de su tío, Patricia se refugió en su habitación y en sus charlas por ordenador con Manrique. Cada vez más frecuentes, cada vez más largas. Traducciones de vídeos, salmos de la Biblia, rezos del Corán, mensajes apocalípticos, Vladimir Putin, Donald Trump, la guerra de Siria. Después de un tiempo, él empezó a pedir que le enviara imágenes sexuales. El hombre, 15 años mayor que ella, la fue convenciendo de que cuando cumpliera los 18 años debía coger dinero de sus padres y reunirse con él en Perú. Entonces Patricia ya sería mayor de edad y no podrían impedirles estar juntos. En esta novela de no ficción se reproducen algunos de los mensajes que se cruzaron el gurú y la adolescente en ese periodo.

Otras 'esposas'

El 7 de enero del 2017, recién cumplidos los 18 años, Patricia se fue de casa de sus padres con 6.000 euros, su teléfono móvil y dos maletas. Cuando llegó a Perú se encontró con que no era la única 'esposa' del gurú, que mantenía relaciones y explotaba a otras dos mujeres, con las que había tenido cinco hijos. En Perú y con su captor, Patricia iba a tener la primera experiencia sexual de su vida. También iba a sufrir por primera vez abusos y malos tratos.

El libro narra la odisea de la joven española con ese grupo y la lucha de la familia de Patricia por rescatarla. Los constantes cambios de casa, de un apartamento en Lima a una chabola en la selva, que fue ordenando el líder del grupo que se hacía llamar el Príncipe Gurdjieff. Las mujeres trabajan para él, que pasaba el día durmiendo y meditando. Cada noche, el gurú elegía a una mujer para que compartiera cama con él. Las otras dormían en el suelo, con los niños.

Sin luz ni agua corriente

Patricia cumplió otra de las misiones que el Príncipe Gurdjieff tenía encomendadas. Se quedó embarazada. Su familia la estaba ya buscando en Perú y el gurú decidió apartarla y dejarla sola en una chacra, en la selva, al cuidado de los otros niños. El resto de mujeres siguieron trabajando para él en restaurantes o tiendas. Allí, en un viejo establo de San Martín de Pangoa, una zona de selva y cultivos de coca, sin agua corriente ni electricidad, con la presencia del resto de niños del grupo, la mayor de 10 años, la joven española acabó dando a luz a una niña, Naaomi. Sus gritos desgarradores hicieron que una vecina de un poblado cercano acudiera a ayudarla.

Días después, los policías peruanos irrumpieron en la selva donde ya habían regresado Manrique y las otras mujeres de la secta. Detuvieron al hombre y liberaron a las mujeres y niños. Desnutridos, enfermos, con piojos, fueron llevados a una comisaría. En un principio, Patricia no se fió, defendió a su captor. La había convencido de que su familia la metería en un psiquiátrico y le quitaría a su bebé.

Félix Steven Manrique cumple actualmente 20 años de condena en una cárcel peruana. Naaomi tiene ya dos años y vive con su madre y con su familia en Elche. A ella va dedicada la carta manuscrita por Patricia que cierra este libro: "Escapé de donde muchos dicen que nunca se puede escapar para darte un futuro mejor", escribe la joven a su hija. Patricia estudia un módulo de formación profesional y acude a terapia con un psicólogo. Ya no duda de que estuvo en una secta. Ha luchado y vencido contra lo que decía Mark Twain, aquel tipo del que se publicaban exageradas noticias sobre su muerte: "Es más fácil engañar a alguien que convencerle de que ha sido engañado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook