25 de julio de 2020
25.07.2020

Amenazan de muerte a policías locales de La Laguna y al joven al que agredieron

Los agentes detuvieron a dos varones tras insultar, amenazar y herir en la cara a otro en la avenida de Los Menceyes | La víctima fue arrestada por atentado a la autoridad

25.07.2020 | 00:41
Amenazan de muerte a policías locales de La Laguna y al joven al que agredieron

Miembros de la Policía Local de La Laguna detuvieron a dos individuos, de 34 y 21 años, como presuntos autores de los delitos de lesiones y amenazas de muerte sobre un tercer varón, de 36. Dichos acusados vertieron amenazas de muerte también sobre los agentes municipales. Respecto a la víctima de los golpes, también acabó arrestado por atentado a agente de la autoridad, ya que empujó a uno de los citados funcionarios, que cayó al suelo y se lesionó en un codo.

Hasta un total de ocho patrullas del cuerpo de seguridad municipal tuvieron que intervenir durante la noche del pasado martes en el suceso. Los hechos comenzaron a las 23:25 horas, cuando la central de comunicaciones recibió un aviso de que un varón de 36 años, identificado como J. J. M. y natural de Venezuela, así como su novia habían recibido amenazas en una tienda de la avenida de Los Menceyes, en La Cuesta. Los dos presuntos autores, Y. G. L y A. A. A., huyeron del lugar en un Audi A1 blanco.

Apenas media hora después, un testigo advirtió de que, en el mismo lugar y con los mismos protagonistas, se había producido una agresión.

Cuando llegaron a la zona, los integrantes de las patrullas observaron a una veintena de personas que se insultaban y amenazaban entre ellas. J. J. M fue golpeado y presentaba un corte en la ceja izquierda y una contusión en el ojo izquierdo.

El afectado señaló a Y. G. L y A. A. A como los presuntos autores de las lesiones. Este último echó a correr y fue perseguido a pie y en un coche policial, hasta que fue interceptado en la Plaza del Tranvía, donde dos policías locales lo redujeron y pusieron los grilletes. Cuando lo iban a meter en el vehículo oficial, trató de escapar de nuevo, pero fue atrapado segundos después. A. A. A llamó "perros y asquerosos" a los agentes municipales. Y, además, volvió a amenazar de muerte al agredido: "Como te vea otra vez por el barrio, te vamos a rajar de arriba a abajo".

Y. G. L se sentó en una acera porque le dolía una rodilla, pero también amenazó a J. J. M, con matices homófobos y xenófobos: "Te voy a rajar el cuello cuando te vea por aquí estos días, maricona; te voy a matar, que eres un puto extranjero".

En el momento en que se dirigía a Y. G. L para atacarlo, J. J. M. fue interceptado por policías locales. Entre las partes se produjo un forcejeo y un agente cayó al suelo, donde se lesionó en un codo. Por ese motivo, J. J. M también fue apresado por atentado a la autoridad.

Según explicaron testigos a los funcionarios, Y. G. L es una persona conflictiva, que genera altercados y problemas en la vía pública y negocios de la zona de La Cuesta donde ocurrieron los hechos, cerca del bar Maracaná. Durante su traslado a la Comisaría de La Laguna, Y. G. L utilizó las piernas y la cabeza hasta que rompió un cristal en el coche radiopatrulla. Un policía local se salvó por poco de recibir un cabezazo y a este y a sus compañeros los acusó, otra vez con argumentos racistas, de "defender a un sudaca, en vez de a un español". Cuando se hallaba en el centro de salud de San Benito, volvió a amenazar de muerte a otro funcionario policial. Y, cuando estaba en la Comisaría de la Policía Nacional, se autolesionó en el cuello.

Los policías locales detectaron que hasta el referido centro de salud acudió la novia de Y. G. L., de 33 años, con la que algunos de ellos habían intervenido de forma reciente. El motivo es que fue denunciada por circular con una tasa de alcoholemia elevada y, de esa manera, perdió todos los puntos del carné. A pesar de que estos días carece de permiso de conducción, condujo el día de los hechos el Audi A1 por La Cuesta y el entorno de San Benito.

Cuando se hallaban en la Comisaría de la calle Nava y Grimón, A. A. A se atrevió a amenazar a los agentes municipales, a quienes aclaró que ya había estado en Tenerife II y que no le importaría volver.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook