Un 55% de los conductores canarios confiesa haber reincidido en alguna infracción grave o muy grave en dos, tres o más ocasiones en el último año, el mismo porcentaje registrado a nivel nacional, según el estudio Reincidentes viales: un peligro para todos. Análisis y evolución 2009-2018, realizado por la Fundación Línea Directa, en colaboración con la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial).

El estudio analiza los datos de conductores reincidentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) entre el 2009 y 2018 y las condenas por delitos viales de Instituciones Penitenciarias, y se complementa con una encuesta a más de 1.700 conductores para conocer su comportamiento y opinión sobre la reincidencia.

En Canarias, siete de cada diez desconocen los límites de velocidad delictivos y la sanción administrativa de un exceso de velocidad; otros siete de cada diez no conocen cuál es la tasa de alcohol que se considera delito y nueve de cada diez su sanción; el 38% tampoco sabe que es delito negarse a hacer la prueba de alcoholemia; el 84% no tiene ni idea de cuál es la sanción por usar el móvil al volante, y el 53% desconoce qué hacer si pierde el carné por quedarse sin puntos.

Ocho de cada diez encuestados en Canarias consideran que la multa es la sanción más efectiva para corregir la reincidencia y que su cuantía debe aumentar progresivamente con la reincidencia. Las medidas para evitar la reincidencia vial más valoradas por los canarios son: someter al reincidente a un programa de rehabilitación de consumo de sustancias (60%); colaborar con alguna Asociación de Víctimas de Accidentes de Tráfico durante un periodo de tiempo (49%) y servicios a la comunidad (48%). Solo el 28% de los conductores considera que monitorizar el vehículo mediante dispositivos de geolocalización es la medida más eficaz. Según asegura el director general de la Fundación Línea Directa, Francisco Valencia, el 55% registrado a nivel nacional es una cifra mucho más elevada que los 570.600 sancionados en los últimos diez años.