10 de junio de 2020
10.06.2020

Grave un joven ocupa en Taco tras el ataque de un perro peligroso

La dueña del can carecía de licencia y seguro para tener el animal

10.06.2020 | 14:06
Perro que atacó a un joven en Taco

Un joven de 21 años resultó herido de consideración durante la tarde del pasado martes por el ataque de un perro potencialmente peligroso en el barrio de Taco, en el municipio de La Laguna.

La víctima, un ocupa que reside en un inmueble de la calle México, fue mordido por el can en un brazo y, según trascendió, sufrió un desgarro muscular, por lo que, en un primer momento, fue trasladado hasta un centro de salud y, con posterioridad, debido a la gravedad de la lesión, tuvo que ser llevado a Urgencias del Hospital Universitario de Canarias (HUC). Y en dicho complejo fue sometido a una intervención.

Policías locales de La Laguna destinados en la Unidad de Refuerzo al Servicio e Intervención (URSI) fueron activados para que se trasladaran hasta un edificio situado en la calle México, ya que algunos testigos habían oído fuertes gritos de una mujer y otros, alertaban de que un perro había mordido a un varón.

Los agentes municipales llegaron hasta un inmueble en el que residen ocupas y ya entonces el herido había sido trasladado a un centro sanitario.

Según la información recabada por los funcionarios, el animal potencialmente peligroso, un pitbull enrazado, pertenece a una joven de 19 años, que es hermana de la novia del afectado.

La propietaria del can y la víctima residen en el mismo edificio. Los integrantes de la URSI solicitaron a la joven la documentación obligatoria para estar en posesión de un perro de dichas características. Sin embargo, la dueña no le había puesto microchip al animal, carecía de licencia municipal para su posesión ni había contratado el seguro obligatorio.

Los policías locales activaron a un trabajador del refugio comarcal de Valle Colino para que se hiciera cargo del animal. Sin embargo, el operario no pudo llevar a cabo la tarea, debido a la agresividad y nerviosismo del can.

Ante dicha circunstancia, hubo que alertar a un veterinario para que sedara al perro y poderlo encerrar.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook