El Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Cruz de Tenerife condenó a ocho meses de prisión efectiva a un vecino por desobediencia con la agravante de reincidencia. El hecho ocurrió el 17 de abril al saltarse la cuarentena y salir a la calle sin justificación, pocas horas después de ser juzgado por primera vez por un incidente idéntico. Esta es una de las 13 sentencias condenatorias dictadas entre el 16 y el 20 de abril por vulnerar el confinamiento. Los casos más leves se saldan con multas de hasta 240 euros y los más graves, con ingresos en la cárcel, como el de dicho reincidente, que también deberá estar en Tenerife II otros cuatro meses por la primera pena. Tras cuatro actas por desobedecer la cuarentena y una condena a multa, otro vecino de Santa Cruz de Tenerife ingresó el pasado 18 de abril en prisión para cumplir una pena de cinco meses por desobediencia grave reiterada.

A cuatro meses de prisión se eleva la condena firme que el juzgado impuso el pasado 18 de abril a una vecina de Santa Cruz del Tenerife de 36 años. Fue detenida por robo con violencia y quedó en libertad provisional. Pero fue localizada por la Policía Nacional dos veces seguidas una noche en la calle Fray Antonio de Guevara (Ofra). Cuatro actas por no respetar la alerta acumulaba un vecino de la capital tinerfeña cuando fue arrestado de nuevo por la Policía en la calle y sin justificación. Fue condenado a cuatro meses de cárcel, que quedan en suspenso si no vuelve a delinquir. Fue sorprendido a las 15:00 horas en la calle Sargentos Provisionales (Ofra).

A cuatro meses de prisión asciende la condena que el juez impuso el pasado lunes a un vecino de Santa Cruz de Tenerife no respetar el estado de alerta. Entre el 23 de marzo y el 10 de abril fue denunciado seis veces. El pasado domingo fue sorprendido a las 19:20 horas cuando caminaba por el Puente Serrador.

Una multa de 720 euros deberá pagar otro ciudadano de la capital tinerfeña que fue interceptado en un control a las 16:30 horas del 19 de abril en la calle Coruja (Añaza), dio datos falsos sobre su identidad y, cuando iba a ser detenido, se dio a la fuga a la carrera. Pero fue arrestado. Compareció ante la autoridad judicial el viernes por saltarse la cuarentena, fue condenado, y el lunes volvió a sentarse en el banquillo por reincidir en su conducta. El Juzgado le he impuso una multa de 1.200 euros por desobediencia a la autoridad con la agravante de reincidencia.

La resolución judicial declara probado por conformidad de las partes que el acusado fue sorprendido por agente del Cuerpo Nacional de Policía sobre las 20:00 horas del domingo pasado saltándose el confinamiento sin causa que amparase tal conducta en la carretera general del Rosario. Dos días antes, el viernes, había sido condenado a cuatro meses de multa por resistencia a la autoridad, y en su historial acumulaba dos actas de infracción administrativa por saltarse la cuarentena.

Además de las sentencias detalladas, durante su última semana de guardia el Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Cruz de Tenerife dictó otras seis sentencias condenatorias de conformidad por desobediencia a las órdenes de confinamiento. Cinco de ellas lo fueron a multa de 480 euros, y la sexta y más leve de la semana, a una sanción económica de 240 euros.